El Poder Ejecutivo acusó a La Cámpora y los aliados del PJ por los abucheos a Peppo

El Gobernador no pasó un buen momento en el acto de homenaje a Néstor Kirchner en Fontana. Fue abucheado y silbado a su llegada y durante su discurso. Sólo pudo decir unas pocas palabras. Un días después, se emitió un comunicado oficial al respecto.

929
Los abucheos sorprendieron al Gobernador cuando llegó su turno en el atril, al final del homenaje a Néstor Kirchner.

Después de que oficialmente se pretendiera relativizar la rechifla y el abucheo de los que fue blanco el gobernador Domingo Peppo al presentarse en el acto en homenaje a Néstor Kirchner en Fontana el último jueves, el Poder Ejecutivo emitió un comunicado oficial.

El documento fue leído por un locutor de Radio Provincia del Chaco en el programa Debate Político, que conducen Roberto Espinoza, Fernando Pedrini y Félix Barros, en respuesta a las versiones que a esa hora no dejaban lugar a dudas sobre lo ocurrido en La Taninera. También ahí se recordó que no es la primera vez que ocurre, ya que un episodio similar le tocó vivir a Peppo en el inicio de la “Semana de la Cultura Peronista”, en la misma sede partidaria.

La misiva, aunque no lleva firma, fue presentada como “del Poder Ejecutivo”, y en ella se admite que el mal rato que le tocó pasar a Peppo “duele”, y apunta a La Cámpora y los partidos “amigos”, y también mira suspicazmente a los organizadores por la “ubicación privilegiada” desde donde surgieron los abucheos.

El documento, titulado: “Algunos compañeros no entienden que así se perdió la Nación”, expresa textualmente:

“Es una anécdota que la mayoría de la gente pasará por alto pero que a los peronistas nos duele: durante el homenaje en Fontana al ex presidente Néstor Kirchner a seis años de su muerte, un grupo de compañeros abucheó al gobernador y presidente del Justicialismo chaqueño, Oscar Domingo Peppo.

El objetivo era no dejarlo hablar, como si ellos pudieran decidir quién tiene derecho a homenajear a Néstor y quién no. No entienden que por no dejar hablar al otro y gritar más fuerte se perdió la Nación, y si seguimos por esta senda vamos a ver gobernar a la derecha muchos años más.

No nos engañemos: estos compañeros estratégicamente ubicados cerca del palco no eran infiltrados. No importa si son camporistas o de un partido “amigo”, porque los sectarios son iguales en todas partes, se les notan de lejos las ganas de destruir. Una pena que los organizadores no previeran estos desbordes y dejaran que la máxima autoridad del peronismo provincial quedara a tiro de unos francotiradores de salón.

Juan Domingo Perón decía: “No hay nuevos rótulos que califiquen a nuestra doctrina ni a nuestra ideología, somos lo que las veinte verdades peronistas dicen”, y una de esas verdades es categórica: “Para un peronista no puede haber nada mejor que otro peronista”.

El puñado de muchachos enojados con la construcción que impulsa nuestro gobernador para intentar recuperar la Nación no lo entendió. Para ellos el peronismo tiene que ser hermético, de puertas cerradas, de pureza ideológica, de ceño fruncido. Quieren un peronismo chiquito y prepotente.

Por suerte nuestro movimiento tiene anticuerpos para evitar el contagio de tanto odio. Ojalá alguien les recuerde a estos muchachos otro axioma peronista que nos ha enseñado durante décadas a ser leales y disciplinados: “El que gana conduce y el que pierde acompaña.”

Comentarios

comentarios