Pocholo Barreto y 10 más

249
José Antonio "Pocholo" Barreto, periodista deportivo.

Por Darío Zarco (*)

José Antonio Barreto, para la formalidad. Pocholo, Pocho, para todos lo demás, sintetizaba el equilibrio y el consenso, una pieza clave en la siempre y cada vez más heterogénea Redacción de Primera Línea. Inobjetable, personal y profesionalmente.

Su muerte es increíble.

Pocho educaba e inspiraba con el ejemplo. Para mí, que nací al periodismo de un repollo e hice mis primeros palotes de prensa en PL, fue fundamental esa docencia, aún cuando no lo imitara, porque no nomás, o porque no me dio el piné.

Era capaz de pisar las pelotas más envenenadas, esas que cualquiera reventaría con bronca a la tribuna. Y en el silencio menos pensado salía jugando con humor o tildado con el estribillo de algún chamamé.

El periodismo deportivo era más que una profesión para él, era su pasión. Al menos en 2 oportunidades rechazó un ascenso y, consecuentemente, un sueldo mejor (que de todos modos era bajo), literalmente, por amor al deporte.

Metódico, encaraba 48 páginas con la misma responsabilidad que las 4 de la rutina diaria. Mientras, pasaban por la isla de su Sección decenas de periodistas noveles a los que transformó por completo, seguramente para siempre.

Su compañera Silvia, sus hijos Josecito y Valentina y sus muchos seres queridos lo saben: El «Viejo”, «El Pochi de la gente», era titular indiscutido, un jugador de toda la cancha. Tenía todas las camisetas puestas. Se ponía el equipo al hombro y todos jugábamos mejor cuando estaba él.

Lo vamos a extrañar.

* Exdirector periodístico de Primera Línea

Comentarios

comentarios