PJ: escándalo por la intervención y designación de Barrionuevo como interventor

Tras el sorpresivo fallo de la jueza Romilda Servini, el jefe desplazado amagó con resistir en la sede del partido, pero se retiró. El fallo alude a la división del peronismo.

159
José Luis Gioja amenazó con resistir la intervención pero finalmente se retiró pasadas las 21.

José Luis Gioja, presidente formal del PJ nacional, se había enterado por los medios de la intervención del partido decidida por la jueza María Romilda Servini, que además designó interventor al polémico Luis Barrionuevo.

Barrionuevo se notificó este martes al mediodía y se presentó en el edificio de la calle Matheu 130 a las 15.15. Gioja lo hizo pasar y le dijo que no aceptaría la medida hasta poder apelar.

Después de que Gioja se “atrincherara” en una oficina, Barrionuevo fue a la comisaría de la jurisdicción para pedir una orden de desalojo.

Su abogado, Horacio Ferro, quedó a cargo de la diligencia que derivó, más tarde, en una denuncia por desacato ante el juez Marcelo Martínez De Giorgi que cerca de las 20 firmó una orden de allanamiento y desalojo, sin detenciones.

Más temprano, según la denuncia policial, un grupo forcejeó con los uniformados para entrar. “No estoy atrincherado, a la noche me voy”, dijo Gioja para sacarle dramatismo. Salió a las 21.30, a doce horas de haber arribado. Se había “instalado” en la sede del partido junto a un puñado de dirigentes y un grupo de militantes, mientras afuera un cordón policial impedía el ingreso.

Para el PJ, la medida de Servini tiene argumentos “flojos”. Cuestionan que invoque las derrotas de 2015 y 2017 como indicio de crisis y señalan que la flaqueza de no haber realizado el Congreso ordinario en 2017 se está subsanando.

Servini aceptó un pedido de intervención de dirigentes sindicales, entre ellos Carlos Acuña, triunviro de la CGT, y Horacio Valdez, del Vidrio, del espacio de Barrionuevo. Dijeron que el partido está “acéfalo”.

Comentarios

comentarios