PJ: democratización partidaria o caudillismo

2204

Otra vez, la injusticia política adquiere fisonomía propia y es puesta en evidencia a través de agrupaciones de militantes como las que encabezan Gabriel Duca en Presidencia Roque Sáenz Peña por la Lista Nº 30 “Grupo Descartes”, nombre que lleva el Frente de Agrupaciones que conforman el Grupo Descartes, La Cámpora, La Chueco Mazzón, Movimiento Popular Peronista y referentes sociales, y Rubén Acosta en Tres Isletas con la Lista 253 “Renovación y trabajo”. Estos, vuelven a manifestar su malestar frente a la falta de respuestas concretas por parte de los líderes justicialistas del Chaco, situación a la que arribamos ante la falta de democratización de la estructura partidaria a través de la participación de los afiliados mediante el sufragio, circunstancia que llevó en muchas de esas localidades a transformar el carácter de nuestro Movimiento Nacional Justicialista, netamente movimientista y participativo, llevándolo a la mínima expresión, donde sólo lo identifican por un espacio físico pero que, intramuros, funciona como aquellos clubes de la política del siglo XIX integrados por elites, cuyos miembros acordaban candidaturas y cargos públicos; cualquier parecido con nuestro angustiante presente partidario no es mera coincidencia. Sin temor a equivocarnos, hasta podemos decir que de ser un movimiento nacional y popular en algunas localidades se ha convertido a nuestro movimiento en un bastión “dirigido” por caudillitos aburguesados. Solo les recordaremos siempre que “la unidad de criterio y la insistencia” se convertirán en nuestra carta de presentación.

Hoy vemos con impotencia cómo el Partido Justicialista en muchos lugares entró en un letargo inducido por aquellos a quienes les sirve un partido cerrado con sus bases adormecidas en el sopor de la falta de participación, del desinterés, del descreimiento, de la falta de oportunidades. Bien decía nuestro querido general Perón que la suerte de los partidos políticos era pura y exclusiva responsabilidad de sus conductores. Si bien en muchas de estas localidades como Sáenz Peña y Tres Isletas hace ya mucho tiempo no tenemos líderes que ejerzan la conducción, podemos decir que tuvimos caudillitos de repisa que sólo construyeron para sí mismos, dejando en claro en el transcurso de estos años la falta de sentido de construcción colectiva puesta de manifiesto. Hoy quienes integramos distintas agrupaciones y frentes en la provincia, vemos con sorpresa y desilusión cómo nuestra dirigencia partidaria provincial postergó sin fecha cierta las elecciones internas partidarias que debían realizarse el día 17 de abril próximo pasado. Entendemos que se haya acordado lista de unidad a nivel provincial, pero así también nuestros dirigentes deberán entender que dónde la “unidad” no es posible, se debe dar la instancia electoral que permita al compañero expresarse a través del voto y de esta manera no sólo legitimar autoridades, sino también posibilitar la recuperación del carácter movimientista de nuestra querida fuerza política y la reorganización de la misma de manera orgánica en cada una de sus ramas, como así también la organización de nuestras unidades básicas barriales y de circuitos, verdaderas cajas de resonancia de las distintas problemáticas sociales que desde las mismas deben ser trasladadas al seno partidario (Junta Departamental) y desde ahí, previo análisis, remitida a las instituciones de nuestro Estado para posibilitar la resolución y pronta respuesta a la requisitoria elevada.

De eso se trata cuándo hablamos de democratizar la estructura partidaria, hablamos de recuperar carácter y que el partido interactúe con las instituciones intermedias de nuestras comunidades, cooperativas, clubes deportivos, entidades religiosas, asociaciones civiles, etc. Está demás decir que las autoridades partidarias deberán recuperar el rol de control disciplinario que otrora realizaban, cada compañera o compañero electo o nombrado en un cargo deberá rendir cuentas ante las autoridades partidarias, bien decía Juan Domingo Perón “los hombres son buenos, pero si se los controla tanto mejor”.

Hoy nos encontramos con un situación inversa ante la falta de funcionamiento orgánico de la estructura partidaria vemos como el partido pasó a estar en función de fulano o mengano, entonces nos encontramos con compañeros electos, porque integraron en su oportunidad una lista digitada que no eligió nadie o peor aún de esos que siempre llegan prendidos del saco de la obsecuencia a ocupar cargos y tanto unos como otros se olvidan pronto de la doctrina, no construyen para la causa del movimiento nacional, olvidando a la misma compañera Evita cuándo decía “ Hay hombres que construyen para los demás y otros que construyen para sí mismos” a los que les cabe el saco saben muy bien que haría Evita con ellos. A nosotros por lo pronto esos que se enriquecen escudados detrás de un Movimiento Nacional y Popular y no pueden justificar sus opulentos presentes, como aquellos que se olvidan de sus orígenes de Peronistas con una doctrina humanista y cristiana, concebida para la realización y felicidad del pueblo, desatendiendo las necesidades y respuestas a las problemáticas sociales aún sin respuestas, a nosotros solo nos inspiran el mayor de los desprecios.

Es por eso que le pedimos al compañero presidente del Partido Justicialista de nuestra querida provincia del Chaco, Oscar Domingo Peppo, que de esto se trata, de posibilitar la construcción del peronismo desde las bases, en las localidades donde la crisis partidaria es marcada y crónica, con la activa participación de las mismas, legitimando autoridades luego de años y años de mandatos digitados prorrogados. Está en usted la decisión de qué peronismo queremos. Un peronismo de un conjunto de liderazgos logrando la conducción a través de la participación y el consenso, o de un peronismo de caudillitos aburguesados que cuánto más pequeña la estructura partidaria y su organicidad tanto mejor. No debemos olvidar al compañero tres veces presidente del pueblo argentino, cuando nos enseñaba que los “conductores construyen cosas permanentes, no así los caudillos, quienes construyen para sí mismos cosas circunstanciales”. Si no, seremos como el pueblo en su tránsito por el desierto cuándo abandonó la fe en el Señor y comenzó a construirse ídolos, así les fue momentáneamente hasta que reconocieron su error. Nosotros no construimos ídolo alguno, pero estamos ya cansados de los ídolos que se perpetúan en el poder por el poder mismo.

Está en usted, nosotros ya sabemos y estamos convencidos de qué construcción política queremos para el pueblo peronista. Nosotros elegimos la construcción mediante la realización de las grandes acciones, una de ellas es el afrontar el desafío de las urnas y someternos a la voluntad de la compañerada, luego ser respetuosos del veredicto de las mismas y, sea cual fuere el resultado, construir entre todos el peronismo que nos merecemos en nuestras localidades. Muchos de nosotros durante años de ostracismo partidario sólo nos limitamos a ver pasar el tren, hoy este conjunto de compañeros sin mezquindades y egoísmos está dispuesto a dejarles a los que nos sucedan un peronismo organizado, un peronismo del pueblo y para el pueblo.

 

Néstor César Gabriel Duca

José “Tito” Juáres

Gustavo Daniel Barreto

Movimiento Popular Peronista – Sáenz Peña

 

Rubén Acosta

Renovación y Trabajo – Tres Isletas

 

Felipe Fernández

Débora Duarte

Santiago Gaitano

La Cámpora – Sáenz Peña

 

Rafael Ruiz Díaz

Rubén Darío Pérez

Mirna Morínico

La Chueco Mazzón – Sáenz Peña

 

Antonio Alegre

Basilio Bordón

Raimundo Salvador Leyes

Grupo Descartes – Sáenz Peña

Comentarios

comentarios