Piquete violento: camionero denuncia que quisieron quemarlo vivo delante de la Policía

Nelson Cattignano bajó de su vehículo para analizar la posibilidad de tomar un camino alternativo de tierra. Fue abordado por un manifestante que blandía un ladrillo en una mano y un bidón de nafta en la otra. Los policías le dijeron que tenían orden de no actuar.

749

Nelson Cattignano contó en Radio Facundo Quiroga que en la tarde del miércoles, alrededor de las 16, cuando regresaba de la ciudad santafesina de Reconquista por la ruta nacional 11, se topó con un piquete que unas diez personas llevaban adelante en el acceso sur a Resistencia, que denunciaban el anegamiento de esa zona de la ciudad, producto de la lluvia.

La manifestación recién comenzaba, por lo que pensó en la posibilidad de solicitarles que le permitieran pasar, pero optó por intentar sortear el corte a través de un camino alternativo y descendió para cerciorarse de que éste fuera lo suficientemente firme para soportar el peso del camión.

“Apenas bajé uno de los piqueteros vino a insultarme y me amenazaba con un ladrillo”, dijo, pero lo que más le preocupaba era un bidón de nafta que sostenía en la otra mano. “En todo momento me insultaba y me decía porteño: “ustedes los porteños vienen a encimarnos”, me gritaba, y le aclaraba que no era porteño pero no entendía”, contó.

“Me preocupó más todavía porque lo vi con los ojos enrojecidos, como pasado de rosca. Calculo que habrá sido por el humo de las cubiertas”, ironizó Nelson al describir que el sujeto que lo increpaba estaba completamente enajenado.

Finalmente, el piquetero lo amenazó con prenderle fuego, lo que motivó que él apelara a otro de lo manifestantes que “estaba más tranquilo”, y fue quien finalmente terció para que el agresor se retirara unos metros, aunque en ningún momento depuso su actitud.

Todo esto, según contó el camionero, ocurrió ante la pasiva mirada de los policías que se encontraban a unos 15 metros. “Les pregunté si no veían que esa gente nos estaba amenazando con palos y cascotes y que tenían un bidón de nafta, y uno de los policías me dijo: La orden que tenemos es de no hacer nada”, relató.

Finalmente, resignado, por temor a ser atacado físicamente o que incendiaran su vehículo, Nelson Cattignano prefirió aguardar a que levantaran el corte. “Nosotros entendemos que quieran reclamar por algo, pero me parece que deberían ir a quejarse al intendente, no molestar a un montón de gente que no tiene ninguna respuesta para darles”, concluyó.

 

 

Comentarios

comentarios