Piden rematar el avión que Capitanich vendió a Lázaro Báez

Es para evitar su deterioro. Se trata del Rockwell Turbo Comander 690B, matrícula LV-MBY. También rematarían el Lear Jet A335 LV-BPL, al pie del cual el empresario fue detenido.

1309
El Rockwell Turbo Commander que el Gobierno del Chaco vendió a Lázaro Báez saldrá a remate a menos de la mitad de su valor.

El fiscal Abel Córdoba pidió al Tribunal Oral Federal 4 que los dos aviones del empresario detenido Lázaro Báez, investigado por lavado de dinero, sean subastados por el Estado nacional y el dinero recolectado se deposite en el Banco de la Nación.

Se trata de dos aeronaves incautadas por la Justicia: el Lear Jet 35 matrícula LV-BPL, que ya está en poder del Ministerio de Seguridad de la Nación, y un Rockwell Turbo Comander 690B, matrícula LV-MBY, que está en manos de la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación.

El Lear Jet, Lima Víctor Bravo Papa Lima es el que en abril de 2016 lo trasladó desde Río Gallegos al aeropuerto de San Fernando, donde fue detenido apenas puso un pie en tierra, en medio de rumores sobre su posible fuga al exterior en esa misma aeronave.

El Rockwell Turbo Comander Lima Víctor Mike Bravo Yankee es un viejo conocido de los chaqueños: fue el avión oficial de la Provincia que Jorge Capitanich vendió a Lázaro en 2010, previo paso al fideicomiso de la frustrada Aerochaco.

El negocio fue hecho a través de la Fiduciaria del Norte y fue denunciado por la oposición, que aseguró que el avión estaba cotizado en 750 mil dólares, pero fue transferido a la Fiduciaria por 360 mil y ésta lo vendió a Lázaro a 150 mil dólares en 3 cuotas de 50.

El empresario incorporó el avión a Top Air, su empresa de taxi aéreo que ya tenía dos aeronaves, entre ellas el Lear Jer, y que sólo se dedicaba a trasladar a él, su familia y empresarios y funcionarios amigos.

Después Capitanich adquirió para el Learjet 60 LV-CIO que en 2014 el vicegobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff a cargo del Ejecutivo amenazó con vender, y que ahora utiliza Domingo Peppo, y que en este momento está en Estados Unidos en rutina de mantenimiento.

Otro imputado: Walter Zanzot, presidente de Top Air SA, a quien se vio contando dinero junto a Martín Báez en “La Rosadita”, reclamó al tribunal que el avión LV-MBY sea cedido a la empresa Aviación Atlántico Sur SA, de su propiedad, para que sea reparado ya que está averiado.

El fiscal Córdoba al pedir el remate, argumentó que el mantenimiento de las aeronaves es costoso y, además, es inexorable la pérdida de valor de estas a través del tiempo, mientras que el dinero se conservaría y llegado el momento podría ser reintegrado o incautado según disponga la sentencia.

 

Comentarios

comentarios