Un pesebre adentro de un tacho para Francisco

1304

Jorge Bergoglio, el papa Francisco, cumplió 80 años y con ese motivo recibió una gran cantidad de presentes en la última audiencia pública, desde una enorme torta hasta instrumentos musicales. Aunque lo que atrajo su atención fue un tambor de 200 litros, los típicos barriles de aceite combustible, básicamente verde, pero decorado con unas siluetas pintadas a pincel. El adminículo reposaba sobre un caballete sin ninguna gracia aparente.

Francisco estuvo a punto de saltear el regalo cuando sus colaboradores le instruyeron sobre cómo encontrarle sentido: debía quitar el tapón y espiar a través del orificio.

En el interior, encontró un pesebre que había sido montado con suma dificultad, a través de ese mismo agujero, y en el que además de José, María y el niño Dios, estaba él mismo como una de las figuras de la escena.

 

Comentarios

comentarios