Pesaje y sorpresa: El Chaco pasó de 37 a menos de 29 toneladas y volverán a pesarlo

El mítico meteorito que durante 36 años fue considerado el segundo mayor del mundo, en realidad fue el tercero, y tras la aparición del Gancedo, será el cuarto.

2182
El diputado Gutíerrez se fotografió con El Chaco. En el meteorito se aprecia el cálculo del pesaje.

El hallazgo del meteorito “Gancedo”, el último sábado, concitó la atención de los aficionados a la astronomía en todo el mundo, ya que no se trató de un cuerpo celeste más, sino de uno de los más grandes del mundo.

Sus colosales 30,8 toneladas, lo ubicaban fácilmente en el top five que encabeza en indiscutible Hoba, que reposa en Namibia, con más de 80 mil años de antigüedad y 60 toneladas de peso.

El segundo lugar nunca estuvo en discusión: El Chaco, el mayor de los tantos extraídos en Campo del Cielo, había oficializado 37 toneladas.

Detrás viene el Ahnighito, de 30,9 toneladas, descubierto en Cabo York, Groenlandia, extraído y trasladado para ser vendido al Museo Americano de Ciencia Natural.

La irrupción del Gancedo alteró significativamente la lista, ya que su extraordinario peso lo ubicó en el cuarto lugar, desplazando al mexicano Bacubirito, de 22 toneladas.

Sin embargo, ocurrió algo inesperado, que generó un gran revuelo y, fundamentalmente, alteró la lista de récords.

En la mañana del domingo, una grúa y un robusto carretón de la compañía Bertoncini, viajaron desde Resistencia hasta Campo del Cielo, donde extrajeron al Gancedo del fondo de una fosa de unos 5 metros  de profundidad. Fue pesado y transportado en el carretón en caravana por Gancedo, para regresar al Parque Pigüen N’onaxá, donde fue puesto en exposición para la Fiesta Nacional del Meteorito que se desarrollará este fin de semana.

Pero el Gancedo no sólo es la novedad sino que se presenta como el nuevo coloso del parque, ya que el nuevo pesaje de El Chaco alteró las estadísticas y sorprendió a todos: las 37 toneladas son en realidad 28.840 kilos, 8.160 por debajo de lo que se suponía desde 1980, cuando vio la luz.

Con 28.840 kilos, El Chaco cayó al cuarto lugar, después del Hoga, el Ahnighito y el Gancedo.

El astrónomo Mario Ariel Vesconi, quien junto a Carlos Ariel Cerrutti encabezó la expedición que descubrió al Gancedo, se reconoció asombrado por el “nuevo peso” de El Chaco, y adelantó que “habrá un nuevo pesaje” para evacuar todas las dudas. “No es que desconfiemos de la balanza de Bertoncini, pero creemos que es necesario volver a pesarlo”, dijo en una entrevista en Radio Libertad.

Las nuevas cifras dispararon la polémica y aunque la mayoría se divide entre quienes desconfían de la primera báscula y quienes relativizan el pesaje del domingo, también hay quienes aventuran que el cuerpo haya perdido más de 8 toneladas a pedazos arrancados por los vándalos que históricamente codiciaron el cuerpo.

La comparación

Este lunes, el diputado provincial Livio Gutiérrez, visitó el parque y posó junto a todos los meteoritos en exhibición y, aunque casualmente, sugirió compararlos tomando como patrón su anatomía.

Preliminarmente, se considera que el Gancedo es un fragmento del mismo cuerpo del que se desprendió El Chaco al precipitarse contra la Tierra hace unos 5 mil años, por lo que su composición debería ser idéntica, aunque eso es materia de investigación.

A simple vista, el volumen del Gancedo es sustancialmente mayor al de El Chaco, y por su redondez, aparenta tener una masa mayor, pero aún se desconoce si es una pieza monolítica.

Por qué “Gancedo”

El sábado, cuando Cerrutti divulgó el hallazgo a través de las redes sociales, ya anunció al meteorito como “Gancedo”. Este lunes, Vesconi contó que “en el grupo chico de trabajo, se pensó en ese nombre por el apoyo que siempre brindó la Municipalidad de Gancedo” a la Asociación Chaqueña de Astronomía en sus misiones en Campo del Cielo. En esta oportunidad, el intendente Alberto Korovaichuk, además siguió muy de cerca la exploración.

El diputado Livio Gutiérrez, posó este lunes en el Parque Pigüen N'onaxa.

El diputado Livio Gutiérrez, posó este lunes en el Parque Pigüen N’onaxa.

Comentarios

comentarios