Perros mueren rostizados en los basurales de la zona sur de Resistencia

Los animales revuelven la basura buscando comida y en ocasiones son sorprendidos por el fuego que ya se volvió otra característica de algunos de estos sitios.

1661
El basural formado en torno al contenedor habilitado por la Municipalidad, arde casi permanentemente y se vuelve una trampa para los perros callejeros.

Los basurales espontáneos se multiplican en la zona sur de Resistencia por la irregularidad en el horario de recolección y el incumplimiento de la tan mentada “frecuencia 6” del recorrido de los camiones.

A estos se suman los basurales habilitados por la Municipalidad mediante la instalación de contenedores cuya capacidad resulta insuficiente para la gran cantidad de basura que se acumula permanentemente.

Los contenedores desbordan y deshechos de todo tipo se esparcen a lo largo de decenas de metros llegando incluso a bloquear el tránsito.

Éste es el caso, por ejemplo, del ya clásico megabasural de la esquina de Bouvier y Alem, que motivara un gran número de artículos de HDP Noticias, donde se puede encontrar desde muebles viejos, hasta residuos patológicos.

La verdadera montaña de residuos exige un camión batea y dos palas mecánicas que dos o tres veces por semana “sanean” el lugar, un trabajo que debería hacerse al menos una vez por día.

Por si no fuera suficiente, este basural también se incendia permanentemente y en varias oportunidades demandó la intervención de los bomberos.

En ocasiones, el fuego sorprende a los animales y terminan literalmente rostizados, y la osamenta se descompone como los otros animales muertos que son arrojados en ese lugar como si se tratar de un residuo domiciliario más.

 

Comentarios

comentarios