¿Peppo se convirtió en chamán para exorcizar su gobierno?

2026
Peppo cambió el escenario 360 por pasillos en cruz para "bendecir" a sus funcionarios.

El gobernador Domingo Peppo reunió el sábado por la mañana a todos sus funcionarios con sendos equipos de trabajo y colaboradores en un salón de eventos en la ruta nacional 11, en las afueras de Resistencia.

Políticamente, la convocatoria fue para levantar en peso a quienes se aburguesaron en sus puestos y tomaron la gestión como una rutina y no como un desafío permanente. Y para mandarlos a patear la calle, a darle la cara a la gente, a ponerse en su lugar para entender y resolver los problemas.

La “bajada de línea” no es nueva, pero sonó a ultimátum para muchos, teniendo en cuenta que el Gobierno tiene la manzana rodeada por la Justicia Federal y la Justicia provincial que investigan, cada uno en su ámbito, posibles hechos de corrupción por los que ya hay 15 imputados, entre ellos varios funcionarios y exfuncionarios, cuatro de ellos ya detenidos.

Pero al parecer eso no fue todo.

Especialistas en “ciencias ocultas” advierten algún “trabajo”, “curado” o “lavado” (no de activos, en este caso) en la ambientación del lugar del cónclave y en los movimientos descriptos por Peppo, yendo y viniendo por la sala mientras daba su discurso y arengaba a sus colaboradores y a los colaboradores de estos.

El salón fue aislado de la luz del sol, y el auditorio fue dispuesto en cuadrantes, divididos por un estrecho camino en direcciones perpendiculares, en forma de cruz. Por esos surcos caminó permanentemente el Gobernador, en ambos sentidos mientras impartía “bendiciones” en derredor de cada uno de los presentes.

Técnicamente, hubiera sido más productivo el escenario 360, tan explotado por el macrismo, que ya se puso de moda y no sólo fue adoptado por Peppo sino también por acérrimos antimacristas como Jorge Capitanich. Pero el Gobernador prefirió, al menos en esta oportunidad, apelar a la amplia y profunda simbología de la cruz.

La cruz fue un elemento de tortura hasta convertirse en el símbolo de entrega y liberación para el cristianismo desde la crucifixión de Jesús, pero también es utilizado por casi todas las religiones y corrientes incluso no religiosas, y ya es considerado universal.

Para los matemáticos, la cruz es el signo “+”, que suma, o el “x” que multiplica. Para los más espirituales, su intersección representa el encuentro de lo divino con lo terrenal, un punto donde abrevar inspiración. También delimita “los cuatro elementos”: el agua, la tierra, el fuego y el aire. Señala los cuatro puntos cardinales y sirve para guiar “en la noche” a quienes se niegan a “mirar el cielo”, y se orientan en otra dirección para “cambiar o torcer el rumbo”. Pero para los esotéricos, la cruz tiene una infinidad de significados y utilizaciones, sobre todo cuando se dibuja en el piso, como en este caso.

Definitivamente, no apto para agnósticos. Creer o reventar.

Para los niños, la cruz indica dónde está el tesoro. Nos quedamos con eso.

Comentarios

comentarios