Peppo y otros nueve gobernadores pidieron la aprobación de la reforma previsional

El gobernador del Chaco junto a otros cinco opositores y tres oficialistas, se retrataron junto al jefe de Gabinete y al presidente del Congreso, previo al inicio de la sesión especial.

555
Un grupo de gobernadores alentó el quórum y la aprobación de la reforma previsional propuesta por el Gobierno nacional.

El gobernador Domingo Peppo participó este lunes de la reunión convocada por el Presidente de la Nación, previa a la sesión especial para trata la reforma previsional propuesta por el Gobierno nacional.

El encuentro se celebró a puertas cerradas en el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. Además de Peppo, asistieron: los peronistas Hugo Passalacqua, de Misiones; Gustavo Bordet, de Entre Ríos; Juan Manuel Urtubey, de Salta); Roxana Bertone, de Tierra del Fuego; Juan Manzur, de Tucumán; Alberto Weretikneck, del Frente Grande, de Río Negro; el radical Gerardo Morales, de Jujuy; María Eugenia Vidal, de Buenos Aires; y Horacio Rodríguez Larreta, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, estos tres últimos de Cambiemos.

De la reunión también participaron Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos, y Pablo Kosiner, del Interbloque Argentina Federal.

Este encuentro, que culminó con una fotografía, tenía por objetivo alentar a los legisladores a asistir a la sesión para garantizar el quórum, tratamiento y aprobación de la reforme previsional.

Peppo ya había participación el viernes de un encuentro similar, acompañado por la diputada Elda Pértile, en el que se definió la implementación de un bono de compensación para amortiguar el impacto del cambio de fórmula de cálculo de actualización en las jubilaciones.

Minutos después, con varios diputados más de los necesarios, se habilitó la sesión.

Apenas después de que se registrara el quórum, empezaron a hacerse presentes en el recinto los diputados de la oposición que cuestionan la medida. Ya habían anunciado que harían lo posible para que evitar la sesión, pero que, si se realizaba, participarían en el debate y votarían en contra.

Mientras, en la calle, la noticias del quórum alteró los ánimos de los manifestantes que abalanzaron sobre las vallas lanzando piedras, pero se vieron obligados a retroceder cuando la Policía avanzó. Durante el inicio del debate, en la calle seguía la lluvia de cascotes.

 

 

Comentarios

comentarios