Peligroso bache en la Santa María de Oro

444
El peligroso bache amenaza con llevarse buena parte de la calzada | Marcelo Zamudio

Transeúntes y usuarios del transporte público de pasajeros ven cómo se deteriora aceleradamente el pavimento de la calle Santa María de Oro, un mal que aqueja a todas la zona de la “Vieja Terminal”, en pleno microcentro, muy transitada por todo tipo de vehículos e insufriblemente congestionada en horarios pico.

La cantidad de baches es incontable, pero hay uno que llama poderosamente la atención, por sus dimensiones, y por la celeridad con la que se profundiza. Por ahora se trata de un cráter de aproximadamente un metro cuadrado y de unos 20 centímetros de profundidad, pero todo hace suponer que aún no llegó a su límite. Cada vez que se posa sobre él la rueda de un colectivo, el bloque fracturado se hunde un poco más.

Pero, además, se está afectando considerablemente todo el sector, ya que por sus características, se convirtió en un verdadero sumidero por donde se escurre todo el agua que escurre por la derecha de la calle. Y el agua que se filtra está causando un soterramiento que hace “flotar” el hormigón. Si esto no se ataca de inmediato, el socavón se devorará media calzada.

Mientras, sería conveniente al menos vallar la zona para evitar que algún motociclista se “coma” el bache, lo que podría terminar en una tragedia.

Comentarios

comentarios