Papelón: funcionarias de Peppo copiaron a un diputado macrista un texto contra las Paso

María Elina Serrano, Celeste Segovia y Mariel Gersel firmaron un documento que es una copia casi total de una columna de opinión del diputado nacional Pablo Tonelli, del PRO, publicada en 2017.

5335
La secretaria de Inversión: María Elina Serrano, la secretaria de Derechos Humanos: Celeste Segovia, y la presidente del Iprodich: Mariel Gersel, rechazaron las Paso copiando la opinión del diputado Pablo Tonelli.

El Partido Justicialista que preside el gobernador Domingo Peppo difundió la tarde del martes un documento en el que la secretaria de Derechos Humanos: Celeste Segovia; la Secretaria de Inversiones, Asuntos Internacionales y Promoción: María Elina Serrano, y la titular del Iprodich: Mariel Gersel, exponían pormenorizadamente los argumentos del peppismo para derogar la ley de elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias.

El texto, bajo el título: “PROSCRIPCIÓN NO, ¡DEFENSA DE LOS CHAQUEÑOS, Sí!”, que fue publicado por la mayoría de los medios, aboga por la eliminación de las Paso recalcando su alto costo, pero sumando un argumento que se presenta como contundente: son inconstitucionales.

El alto costo es lo que alegan todos los detractores de las Paso, y con mayor fuerza lo vienen haciendo los intendentes bonaerenses del PRO, que el mes pasado volvieron a la carga con la idea de derogarlas.

Pero tampoco la versión de la inconstitucionalidad es novedosa. Ya la había planteado hace un buen tiempo Pablo Tonelli, diputado nacional del PRO, y lo plasmó el 17 de julio de 2017 en el diario La Nación, en una columna que tituló justamente: “Las Paso son inconstitucionales”.

Definitivamente, el peppismo y el macrismo parecen tener las mismas razones para derogar las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias. Tan es así que el documento difundido por el PJ copia tal cual fragmentos completos del escrito de Tonelli.

Ya varios advirtieron la llamativa “coincidencia” en la redacción y lo demostraron en las redes sociales. Pero como bien dicen que lo que abunda no daña, no está demás comparar.

Dice Tonelli: “Recientemente ha comenzado un saludable debate acerca de la utilidad de las “elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias”, comúnmente denominadas PASO, y de la conveniencia de mantenerlas. Se trata de elecciones en las que, obligatoriamente, deben participar todos los ciudadanos empadronados a fin de seleccionar los candidatos que los partidos políticos y las alianzas electorales habrán de presentar en las elecciones nacionales que se celebran cada dos años para renovar las autoridades políticas.

La discusión acerca de la utilidad y conveniencia de las PASO transita, al menos hasta ahora, por el altísimo costo que ellas generan y por la casi nula competencia que suscitan. Esto último porque casi todos los partidos políticos y alianzas que luego competirán en las elecciones verdaderas -y decisivas- suelen presentar listas únicas y evitar todo tipo de competencia interna, como ha quedado bien en evidencia en el actual turno electoral.

Sin embargo, y sin desmerecer la validez de esas objeciones, desde mi punto de vista hay una razón mucho más importante y poderosa para derogar las PASO y prescindir de ellas para siempre: son inconstitucionales.

Dicen las funcionarias provinciales: “Ahora existe un saludable debate acerca de la utilidad de las PASO, y de la conveniencia de mantenerlas. Ellas generan un altísimo costo y lo concreto es que casi todos los partidos políticos y alianzas que luego competirán en las elecciones verdaderas -y decisivas- suelen presentar listas únicas y evitar todo tipo de competencia interna.

Hay también una razón jurídica mucho más importante y poderosa para derogar las PASO, y buena parte de la doctrina afirma que son inconstitucionales.”

Tonelli: “Nuestra Constitución nacional, luego de la reforma de 1994, reconoció los partidos políticos como “instituciones fundamentales del sistema democrático” y les garantizó el libre “ejercicio de sus actividades” (art. 38). Esa libertad debería permitir que cada fuerza política eligiera a sus candidatos de la manera o por el procedimiento que le parezca más adecuado, como tradicionalmente ocurrió en nuestro país.

El vigente régimen de las PASO, por el contrario, impone que los candidatos de las distintas fuerzas políticas sean elegidos por quienes no pertenecen a los partidos políticos y aun que quienes están afiliados a un determinado partido elijan a los candidatos de otro partido distinto. Esto último constituye un verdadero contrasentido.

Funcionarias: “Nuestra Constitución nacional, luego de la reforma de 1994, reconoció los partidos políticos como “instituciones fundamentales del sistema democrático” y les garantizó el libre “ejercicio de sus actividades” (artículo 38). Esa libertad debería permitir que cada fuerza política eligiera a sus candidatos de la manera o por el procedimiento que le parezca más adecuado, como tradicionalmente ocurrió en nuestro país.

Las PASO, impone que los candidatos de las distintas fuerzas políticas sean elegidos por quienes no pertenecen a los partidos políticos y aun que quienes están afiliados a un determinado partido elijan a los candidatos de otro partido distinto. Lo razonable es que esa selección la hagan los afiliados de los partidos.

Tonelli: “No es razonable y tampoco democrático que quien no se involucra en la vida interna de un partido político ni participa de ella termine eligiendo a los candidatos que el partido en cuestión habrá de presentar a la sociedad. Lo razonable es que esa selección la hagan los afiliados de los partidos, que son quienes les dan vida y sentido. De lo contrario, sus derechos son desbaratados y quedan reducidos a la burocrática elección de autoridades partidarias.

Si un partido político quisiera, voluntaria y autónomamente, consultar la opinión de todo el electorado a la hora de elegir a sus candidatos, nada impide que realice unas elecciones internas o primarias “abiertas”, como ya ha ocurrido. Basta recordar las internas abiertas entre José Octavio Bordón y “Chacho” Álvarez en 1995 y entre Fernando de la Rúa y Graciela Fernández Meijide en 1999, ambas para dirimir la candidatura a presidente de la Nación, nada menos.

Pero una cosa es que un partido político decida por sí mismo abrir a toda la ciudadanía la elección de algunos o todos sus candidatos y otra muy distinta que el régimen legal se lo imponga. Lo primero es “libre ejercicio de sus actividades”, como prescribe la Constitución nacional; lo segundo, en cambio, despide un tufillo autoritario incompatible con una verdadera democracia.”

Funcionarias: “Si un partido político quisiera, voluntaria y autónomamente, consultar la opinión de todo el electorado a la hora de elegir a sus candidatos, nada impide que realice unas elecciones internas o primarias “abiertas”, como ya ha ocurrido.

Pero una cosa es que un partido político decida por sí mismo abrir a toda la ciudadanía la elección de algunos o todos sus candidatos y otra muy distinta que el régimen legal se lo imponga.”

El diputado Pablo Tonelli concluye: “En definitiva, derogar las PASO, ya fuera por razones “prácticas” o “institucionales”, sería un importante paso adelante en pos del fortalecimiento de los partidos políticos y de nuestra aún inmadura democracia.”

Y las funcionarias: “En definitiva, derogar o suspender las PASO, ya fuera por razones “prácticas” o “institucionales”, podría significar el fortalecimiento de los partidos políticos y de nuestra aún inmadura democracia.

A esto, Segovia, Serrano y Gersel agregan que “de ninguna manera puede aceptarse la opinión de algunos referentes del peronismo en el sentido de que ello significaría proscribir a ciertos candidatos. Es bueno recordar que antes de las PASO los partidos utilizaban diversos métodos para elegir a sus candidatos tales como las internas, o las nominaciones por los órganos partidarios que son precisamente los métodos por los que algunos de ellos han llegado a los cargos que ocupan”.

“Nosotros usamos varios métodos. Elección por la Convención Partidaria. Internas e internas abiertas donde los cargos electivos votaban todos los empadronados y los cargos partidarios solo los afiliados. Mientras que la Unión Cívica Radical elegía por decisión de Congreso partidario y por internas”, dicen. Pero, sin la “ayuda” de Tonelli, equivocaron los órganos partidarios, ya que la “Convención” es radical y el “Consejo” es peronista.

“Para terminar no se violenta la Carta Magna de la provincia, pues se entiende que por sistema se refiere a la forma por la cual se dividen los escaños en una elección y no al método para seleccionar los candidatos, del artículo 90, inciso 4)”, completan, adelantándose al planteo de quienes consideran que las modificaciones realizadas en 2017 obligan a mantener el sistema intacto por un lapso se cinco años que recién fenecería en 2022.

 

 

Comentarios

comentarios