Otorgan prisión domiciliaria a uno de los curas acusados de violar chicos sordos

Nicola Corradi será alojado en la casa de un familiar, y no en el Instituto Próvolo de Mendoza, donde habrían ocurrido los abusos. Lo decidieron los fiscales de la causa, Gustavo Stroppiana y Fernando Guzzo

367
Nicola Corradi, detenido por presuntos abusos en Mendoza, acumula antecedentes similares en Italia | Los Andes

El cura Nicola Corradi, de 82 años, acusado de abusar de varios chicos hipoacúsicos del Instituto Próvolo en Mendoza, logró el beneficio de la prisión domiciliaria. La Justicia mendocina aceptó el pedido del abogado del Pablo Kletzl, aunque le impuso una fianza de 50.000 pesos.

La decisión fue tomada por los fiscales Gustavo Stroppiana y Fernando Guzzo, quienes aceptaron el pedido de la defensa de Corradi, que será alojado por un familiar, y deberá llevar una pulsera electrónica.

El beneficio se otorgó en base a los informes médicos de profesionales de la penitenciaría de Boulogne Sur Mer y del Cuerpo Médico Forense. “En ambos casos se da cuenta del deterioro de la salud de Corradi. Teniendo en cuenta esto, una de las evaluaciones que hace el fiscal al tomar la decisión es poder llegar a realizar el juicio y poder condenar o absolver con el imputado gozando de cierta salud”, explicaron los fiscales.

“En otras palabras, no sería óptimo que el imputado falleciera en la cárcel a los fines de poderlo someter a juicio y lograr, si correspondiera, una condena”, agregaron.

La prisión domiciliaria es un beneficio contemplado en el artículo 10 del Código Penal. En el caso puntual de Corradi, fue aplicado por su edad (más de 70 años) y sus problemas de salud.

Hace dos semanas, la jueza de Garantías Alejandra Alonso le había negado la prisión domiciliaria a Corradi. Uno de los abogados querellantes, Sergio Salinas, había argumentado en contra de la excarcelación “por el riesgo que revestía que los acusados estuvieran en el Instituto Próvolo como lo solicitó la defensa”.

Corradi fue detenido a fines de noviembre junto al párroco Horacio Hugo Corbacho, de 56 años, y dos colaboradores del Instituto, todos por los mismos cargos.

Comentarios

comentarios