Norte Grande y machirulo

358
Sólo una mujer en el encuentro del Norte Grande en Catamarca. No fue mencionada en ningún parte oficial.

Las 10 provincias del Norte Grande cerraron filas para reclamar a la Nación medidas y políticas que corrijan las desigualdades con las provincias del centro y sur del país.

En la reciente reunión celebrada en Catamarca, lograron dar un paso con el compromiso de reducción de cargas patronales firmado por el presidente Alberto Fernández, un pedido hecho por los empresarios de la región durante su campaña proselitista.

En el caso de nuevos empleos las ventajas serán mayores cuando se contrate mujeres, transexuales, travestis o transgéneros. Esto, en procura de generar oportunidades que propendan a la igualdad de género, lo que fue muy celebrado por todos los presentes y destacado como un punto extra del acuerdo.

Paradójicamente, el Norte Grande está gobernado exclusivamente por varones: Jorge Capitanich, de Chaco; Oscar Herrera Ahuad, de Misiones, Gildo Insfrán, de Formosa; Gustavo Valdés, de Corrientes; Gerardo Morales, de Jujuy; Gustavo Sáenz, de Salta; Juan Manzur, de Tucumán; Ricardo Quíntela, de La Rioja; Raúl Jalil, de Catamarca, y Gerardo Zamora, de Santiago del Estero.

Pero no sólo la mesa de gobernadores se llenó de hombres, sino todas las actividades del entorno, ya sue estos conformaron sendas comitivas con funcionarios varones. Por ejemplo: Alberto llevó al jefe de Gabinete: Santiago Cafiero; y los ministros del Interior: Eduardo De Pedro, de Desarrollo Productivo: Matías Kulfas; de Transporte: Mario Meoni, y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social: Claudio Moroni; más el secretario general de la Presidencia: Julio Vitobello, el de Comunicación y Prensa: Juan Pablo Biondi; y el titular del Consejo Federal de Inversiones: Ignacio Lamothe.

Y el equipo de Chaco jugó con el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura: Santiago Pérez Pons, y el de Industria, Producción y Empleo: Sebastián Lifton.

Para que no pueden dudas de la supremacía patriarcal, en la típica foto de equipo hay una mujer, en un lugar exclusivísimo, bien atrás de todo, donde apenas se la ve. El zoom al 1500% no alcanza para identificarla y, además, no fue mencionada en ninguno de los partes oficiales del encuentro. En la mesa, le tocó una punta, para que sólo apareciera en los planos generales.

Hasta el guardia era varón.

FUENTE | Pescado Podrido

Comentarios

comentarios