Un niño enfermo quería conocer a Santa Claus y murió en sus brazos

“Me hizo dar cuenta del papel que tengo que desempeñar”, reconoció Eric Schmitt-Matzen, el Santa Claus de Knoxville, que estuvo cerca de dejar el personaje por esa triste historia.

286
Eric Schmitt-Matzen luce una barba natural y cualquier día del año se convierte en Santa Claus.

Sam Venable, un columnista del Knoxville News-Sentinel, sabía que había encontrado una historia triste, pero lo que no sabía era cuántos corazones rompería. La columna sobre un niño de 5 años enfermo que terminó muriendo en los brazos de Santa Claus se ha hecho viral desde su publicación el sábado en el periódico de Tennessee.

Todo comenzó hace varias semanas, cuando Eric Schmitt-Matzen, el Santa Claus de la columna de Venable, recibió una llamada luego de un día de trabajo. “Era una enfermera que conozco del hospital”, señaló. “Ella dijo que había un niño de 5 años muy enfermo que quería ver a Santa Claus”.

Schmitt-Matzen, cuyo marco de 130 kgs y su barba blanca, la cual es real, lo convierten en un popular Santa Claus en el área de Knoxville, llegó al hospital en 15 minutos y pidió que quien estuviera a punto de llorar que saliera de la habitación.

En su columna, Venable reveló la breve interacción de Schmitt-Matzen con el niño:

“Dicen que voy a morir”, me dijo. “¿Cómo puedo saber cuándo llego a dónde voy?”.

Le dije: “¿Puedes hacerme un gran favor?”

Él dijo: “¡Seguro!”

“Cuando llegues allí, diles que eres el elfo número uno de Santa, y sé que te dejarán entrar”, le dije.

Él dijo: “¿Lo harán?”.

Yo dije: “¡Claro!”.

Él se sentó y me dio un gran abrazo y me hizo una pregunta más: “Santa, ¿puedes ayudarme?”.

“Lo envolví con mis brazos antes de que pudiera decir algo. Él murió allí mismo. Lo dejé allí, seguí abrazándolo y me aferraba a él”, expresó con profundo dolor Eric Schmitt-Matzen.

Luego de que la familia del niño se diera cuenta de que había muerto, Schmitt-Matzen reconoció que dejó el hospital y lloró todo el camino a su casa.

“Me tomó una semana o dos dejar de pensar en ello todo el tiempo”, declaró al News-Sentinel. “Verdaderamente pensé que nunca sería capaz de desempeñar el papel de Santa Claus de nuevo”.

Pensó en dejar su traje rojo, pero vio a algunos niños riendo y jugando y luego cambió de opinión.

“Me hizo dar cuenta del papel que tengo que desempeñar”, manifestó el Santa Claus de medio tiempo, cuya página de Facebook ha sido inundada de ‘me gusta’. “Para ellos y para mí”, concluyó.

Infobae

Comentarios

comentarios