Nievas pide licencia desde la cárcel y la oposición denuncia acefalía en Castelli

El intendente debió ser suspendido automáticamente al confirmarse su prisión preventiva en la causa Lavado 3, pero el oficialismo se opuso porque considera inminente su liberación.

1236

El último 1 de marzo finalizó la licencia solicitada por el intendente de Juan José Castelli: Oscar Alberto Nievas, el 23 de noviembre de 2018, mientras era buscado por Gendarmería Nacional en cumplimiento de la orden de detención librada por la juez federal Zunilda Niremperger en la causa Lavado 3.

Vencido el plazo, Nievas envió al Concejo Municipal un nuevo pedido de licencia, la que le fue concedida a sabiendas de su situación procesal. No obstante se generó un debate en torno a si debía tratarse de una mera licencia o si correspondía que fuera suspendido en sus funciones.

Por eso, se conformó una Comisión Investigadora para dilucidar la cuestión, la que fue presidida por la concejal Zulema Chapp.

Como primera medida, se solicitó informes a la Justicia Federal acerca de la situación procesal del intendente Nievas, y la Cámara de Apelaciones reportó que se encuentra detenido con prisión preventiva firme.

Entonces, el cuerpo entendió que correspondía la suspensión pero cuando el Concejo iba a tomar una definición, los concejales oficialistas solicitaron un cuarto intermedio hasta el último jueves, y al reanudarse la sesión rechazaron el informe.

La ley Orgánica Municipal de la Provincia del Chaco dice que “el Intendente podrá ser suspendido, destituido o removido por las siguientes causas: ausentismo notorio o injustificado, mal desempeño, incumplimiento en el pago de haberes a Concejales derivado de una actitud sistemática que constituya una clara conducta discriminatoria, falta de cumplimiento de los deberes a su cargo, o serias irregularidades, con incidencia patrimonial o institucional; por haberse dictado por Juez competente auto de prisión preventiva o requerimiento de elevación a juicio, firme, por delito culposo que tenga incidencia funcional…”.

Y que, “dictado auto de prisión preventiva o requerimiento de elevación a juicio, o auto de elevación a juicio, firme, por delito doloso, operará automáticamente la suspensión en el ejercicio de sus funciones”.

La misma ley reza que habiendo cesado esa causal, el intendente debe ser repuesto en sus funciones, y que en caso de sentencia condenatoria, corresponde su destitución.

De esto se desprende que la suspensión de Nievas tiene carácter “automático”, por lo que no debería depender de la voluntad del Concejo Municipal.

La oposición denuncia una maniobra dilatoria a la espera de que el intendente recupere la libertad en las próximas horas, pero advierten que al obviar estos artículos de la Ley Orgánica, los concejales están sumiendo a la Municipalidad de Juan José Castelli en una acefalía, ya que al no corresponderle la licencia, el intendente incurre en abandono del cargo.

 

Comentarios

comentarios