Narcozapallitos: Niremperger ordenó detener al propietario del camión

Jabier Ávalos, marido de la sobrina del gobernador Gildo Insfrán, quería aclarar su situación y deslindar su responsabilidad pero quedó preso. No se descartan nuevas detenciones en las próximas horas.

591
Jabier Ávalos, propietario del camión y esposo de Liliana Mabel Tijera Insfrán, fue detenido tras prestar declaración ante la jueza Niremperger.

La jueza federal de Resistencia: Zunilda Niremperger, decidió en la mañana de este jueves detener a Jabier Ávalos, el propietario de la empresa de transporte Santa Rita a la que pertenecía el camión que el último viernes fue sorprendido con 2543 kilos de marihuana embalados en cajones de zapallitos tronco en la localidad formoseña de Laguna Naineck.

Ávalos había considerado una infamia que se le pretenda endilgar alguna vinculación con una organización delictiva vinculada al narcotráfico y decidió presentarse motu proprio ante la Justicia admitiendo ser el dueño del camión.

La declaración del empresario, marido de Liliana Mabel Tijera Insfrán, sobrina del gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, estaba prevista para el miércoles, pero fue imposible cumplimentar los trámites procesales para ello, por lo que ese día por lo que fue pospuesta para hoy.

Finalmente, esta mañana, en el mismo momento en que prestaba declaración, Niremperger decidió que sea detenido, y se espera que en las próximas horas su esposa corra la misma suerte, aunque la magistrada prefirió reservarse la información en virtud del secreto de sumario.

Ávalos dijo ante la jueza que no tenía responsabilidad alguna sobre la carga transportada ya que sólo se la había contratado el camión para fletarla. Pero no logró convencerla, sobre todo después de la versión del productor Atilio Vergara, que vendió los zapallitos.

Según el productor, el miércoles 12 de octubre le vendió 800 cajones de zapallitos a Pitty González, un comisionista que se dedica a empacar bananas y zapallitos, que le pagó al contado apenas los descargó en el domicilio de Gustavo Muñoz, donde serían empacados.

Teniendo en cuenta las posibilidades económicas de Pitty, consideró improbable que éste fuera el propietario de la carga y dio por descontado que lo hacía en representación de un tercero.

Al día siguiente, por la lluvia que había anegado los caminos, el camión no podría ingresar al campo, y Pitty tenía la intención de comprar otros 300 cajones más. Por esto, la segunda entrega de zapallitos se hizo el viernes directamente en la plaza del pueblo, donde estaba estacionado el camión.

Los investigadores creen que se decidió completar la carga de zapallitos por encima de la que ya había sido “acondicionada”, para no despertar sospechas, por un lado, y para dificultar la revisión del contenido de los cajones en los puestos camineros.

En el operativo del viernes fueron detenidos el conductor del camión, oriundo de Barranqueras, y el acompañante, y los changarines que trabajaron en el empaque de los cajones y la carga del camión, que habían sido contratados por Pitty, que se encuentra prófugo. Y ahora se suma el dueño de la compañía Santa Rita.

 

Comentarios

comentarios