Narcodelivery en Villa Ángela: secuestran cocaína en una rotisería y una pollería

Se realizaron tres allanamientos en dos comercios y en la vivienda del propietario de los mismos. Se investigaba la venta de estupefacientes “a domicilio”. Todo partió de la denuncia de un cliente decepcionado con la calidad.

8252
Una rotisería y una pollería fueron allanados este sábado en Villa Ángela, además del domicilio del propietario de ambos comercios.

Efectivos de la División Drogas y Rural de Villa Ángela y de Drogas de Juan José Castelli, realizaron tres allanamientos simultáneos en Villa Ángela, en el marco de una causa en la que se investiga la comercialización de estupefacientes con la modalidad “delivery”.

La investigación se llevó a cabo en la fiscalía Antidrogas 1 de Resistencia, a cargo de Andrea Natalia Lovey Pessano, a partir de una denuncia en la que se aseguraba que los responsables de una pollería y una rotisería de Villa Ángela, vendían droga al menudeo, en los locales y “a pedido”.

Según trascendió, la denuncia habría sido radicada por un consumidor habitual que dijo haber sido decepcionado por la cada vez más degradada de la sustancia que adquiría a estas personas y que aseguró que le causaron problemas de salud más allá de los derivados del consumo de estupefacientes.

Entre otros datos surgidos de la pesquisa, se supo que un grupo de “clientes habituales” hacían sus compras en los locales comerciales, mientras otros preferían hacerlo a través del servicio de delibery. En este último caso, llamó la atención que la entrega del pedido se hiciera a bordo de un automóvil Toyota Corola o una camioneta Toyota Hilux cuando otros negocios del ramo lo hacen mediante “motomandados”.

Como corolario de la investigación, se allanó una vivienda en la calle Gorriti entre Calandra y Las Torcazas, donde no hallaron persona alguna pero en la requisa se encontraron dos cucharas, un mostrador y un papel de cigarrillos con partículas cocaína, además de 16 comprimidos de color verde de una sustancia no determinada, dos tabletas de norfoxisamina, de 17 comprimidos cada una, y un blíster de clonazepán vacío. También un televisor de led de 42 pulgadas marca KenBrown, y otro de 50 pulgadas marca Noblex, una cámara fotográfica, un equipo de audio Sony, una motosierra Stihl, una tablet y dos computadoras portátiles.

Paralelamente, en la pollería ubicada en la avenida Bittel entre Wilde y Guevara, se halló una “bochita” de cocaína de 0,7 gramos, restos de cocaína sobre un plato de vidrio y una hoja de cuchillo, además de una esponja de acero, una botella de alcohol con dos mecheros, 2 encendedores, un saquito de café que contenía bicarbonato de sodio, trozos de tiza escolar color blanco, y dos tubos metálicos.

En la rotisería de la calle Chacabuco entre 25 de Mayo y San Martín, a poco de ingresar los funcionarios, cuando se disponían a identificar a las personas que se hallaban en el lugar, un vecino informó que un hombre acababa de huir por la parte trasera. Se montó un operativo y pudo ser detenido cerca de ahí.

En la requisa del local se pudo secuestrar 15 gramos de cocaína, una tarjeta de plástico y cucharas con restos de cocaína, dos tubos metálicos, 5400 pesos y 10 dólares, una tablet, una computadora portátil y otra de escritorio, un sistema de videovigilancia, un pendrive, un CD, chips telefónicos, una botella con vaselina, y un automóvil Toyota Corola blanco.

El secuestro de elementos como cucharas y tarjetas plásticas, habitualmente utilizados para el corte, y otros como tizas escolares y bicarbonato, permite inferir que en estos lugares se “estiraba” la droga para obtener un rendimiento económico mayor, además de algún procedimiento adicional para los que se utilizaban mecheros y alcohol.

 

 

Comentarios

comentarios