Murió la segunda chica atacada a puñaladas por un veterinario en La Boca

La víctima tenía 15 años y era de nacionalidad rusa. Murió luego de 43 días de agonía. La otra víctima, de 18 años, murió el 5 de noviembre.

178
Las chicas y un grupo de amigos charlaban en la plaza cuando fueron atacadas.

Natalia Grenbenshicova, una de las dos chicas atacadas a puñaladas en un parque del barrio porteño de La Boca por un veterinario al que un tercero le clavó una navaja en la cabeza para detenerlo, murió luego de 43 días de agonía, informaron fuentes oficiales.

La víctima tenía quince años y era de nacionalidad rusa. Estuvo internada en el Hospital Argerich, donde sufrió una descompensación en las últimas horas y falleció al igual que su amiga, Nuria Couto, de 18, que había muerto el 5 de noviembre.

“Es un momento muy angustiante, la mamá está deshecha como toda la familia, hemos rezado y pedido que desde todos los lugares les den apoyo moral para que esta niña pueda salir adelante pero lamentablemente no salió”, dijo la abogada Liliana Borysiuk, representante de los familiares.

El hecho en el que ambas víctimas fueron atacadas ocurrió el 11 de octubre último cuando salieron de la Escuela Superior de Arte Manuel Belgrano de la que la mayor era egresada y actual empleada y en donde la menor cursaba tercer año. Junto con otros jóvenes fueron al Parque Irala, a unas dos cuadras del estadio de Boca Juniors, en el sur de la Capital Federal.

Allí, las chicas tomaban mate y festejaban un cumpleaños cuando un veterinario, identificado como Mariano Alejandro Bonetto, de 32 años, que se encontraba en la plaza comenzó a observarlas, extrajo una cuchilla de su pantalón y, sin mediar palabra, se acercó a ellas y comenzó a atacarlas.

El homicida le aplicó cuatro puñaladas a la más joven de las víctimas y unas 20 a Nuria, en su mayoría en el abdomen, hasta que un transeúnte le dio un botellazo en la cabeza, le sacó su cuchillo y se lo clavó en el parietal derecho, aunque sin atravesar el hueso del cráneo.

Los tres heridos fueron trasladados al hospital Argerich, aunque las heridas del veterinario no revestían gravedad. Éste fue dado de alta del Argerich y en la actualidad se encuentra alojado en el pabellón para pacientes psiquiátricos del Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza.

La Nación

Comentarios

comentarios