Fiestas clandestinas: Capitanich quiere aplicar multas de hasta un millón de pesos

345
Capitanich quiere aplicar multas de hasta un millón de pesos a organizadores de fiestas de más de 10 personas.

El gobernador Jorge Capitanich anunció que buscará implementar por ley sanciones económicas a quienes incumplan las medidas de bioseguridad obligatorias decretadas en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus.

La necesidad de multar a los “infractores” habría surgido de sendas charlas que mantuvo con el Comité de Evaluación, Monitoreo y Seguimiento de la Emergencia Sanitaria y el Consejo de Desescalada.

Aunque sólo hizo mención a la inobservancia del uso obligatorio del barbijo, el Gobernador ya envió a la Legislatura un proyecto de ley para sancionar a los organizadores de fiestas clandestinas de más de 10 personas, a quienes asistan a las mismas y a los propietarios de los sitios en que se realicen.

La norma prevé multas equivalentes a 25 salarios mínimos vitales y móviles, lo que a partir del 1 de diciembre representarán más de 514 mil pesos, para quienes organicen o convoquen a las fiestas, de 10 salarios mínimos (205 mil pesos) a los asistentes y de 50 (casi 1.030.000 pesos) para los propietarios del lugar de la fiesta.

Si los infractores fueran menores de edad, se multará a sus tutores.

También serán multados con 25 salarios mínimos vitales y móviles quienes estén habilitados para organizar eventos o realizar ciertas actividades y no respeten los protocolos vigentes.

El Gobernador propone que la Policía labre las actas de infracción y el Ministerio de Seguridad y Justicia, en su calidad de “órgano de aplicación” sin ningún tipo de intervención judicial, determine los montos de las multas.

Los sancionados tendrán 5 días para presentar su descargo ante el Ministerio.

La ley tendrá vigencia mientras dure la emergencia sanitaria por pandemia.

El Ministerio tendrá la facultad de aplicar quitas de hasta el 50 por ciento si el sancionado abonara voluntaria e inmediatamente la multa, o a cambio de trabajos comunitarios, principalmente, la limpieza de edificios y espacios públicos.

Así pretende el Gobierno desalentar los eventos públicos que se multiplican a fin de año con despedidas, recepciones, y las tradicionales fiestas de Navidad y Año Nuevo, para atenuar el impacto del incremento de contagios de las últimas semanas.

Este repunte obliga al Gobierno a replantear la estrategia contra la pandemia y retroceder en la Desescalada que comenzó hace 4 meses y debía durar 45 días hasta la “nueva normalidad”.

Comentarios

comentarios