Movilidad a full: fracasó la suspensión del Día del Padre

508
La movilidad en los barrios fue típica del Día del Padre, a pesar de que la celebración fue suspendida por el Gobierno.

Una semana después del anuncio del retroceso a Fase 1 de la cuarentena contra el coronavirus y la consecuente reimposición de las máximas restricciones en la movilidad, todo sigue igual en el Gran Resistencia.

Se aislaron herméticamente varias zonas como el microcentro de la capital, pero el tránsito en los barrios sigue tan congestionado como antes de la cuarentena.

La Cámara de Comercio, la Federación Económica del Chaco y el gobernador Jorge Capitanich acordaron aplazar el Día del Padre que se celebra tradicionalmente el tercer domingo de junio, para el 12 de julio.

El objetivo de los comerciantes era no perder las ventas por la clausura de la actividad comercial decretada en el marco de la cuarentena, y el del Gobernador: reducir al máximo la movilidad aglomeración de personas que se esperaba para hoy y un par de días previos, para evitar la multiplicación de contagios.

Sin embargo, la suspensión del Día del Padre no surtió ningún efecto, ya que la gente se volcó a los comercios, principalmente de comestibles y bebidas, y circuló a sus anchas.

El panorama observado en gran parte del área metropolitana permite adelantar un balance negativo de la decisión que, incluso, podría agravar las cosas, ya que se impuso la idea de que este año habrá “2 días del Padre”.

Las medidas para endurecer la cuarentena y la prórroga del Día del Padre no frenaron el tránsito.

Comentarios

comentarios