Miraflores no tiene agua potable: se rompió una bomba y los camiones no dan abasto

La docente Karina Winckler denunció el caso ante la Defensoría del Pueblo a través de Internet, ante la falta de respuesta de las autoridades. Llevan una semana sin agua. Cuando el suministro funciona el agua es de dudosa pureza.

564
La falta de agua en Miraflores hace que muchas familias dependen de la solidaridad de sus vecinos.

Vecinos de Miraflores denunciando la falta de respuesta de las autoridades de Sameep a los incesantes reclamos por las deficiencias en el servicio de agua potable a lo que ahora se suma la interrupción del mismo por la rotura de la bomba.

“La bomba, supuestamente, ya fue “arreglada” hace poco pero nuevamente sufrió un desperfecto que derivó en la interrupción del servicio el 10 de septiembre”, precisó la docente Karina Winckler en una presentación que hizo ante la Defensoría del Pueblo.

Según relató, la empresa, tiene como cronograma de “largada de agua” los días sábados, lunes, miércoles y viernes por la tarde-noche, pero la provisión se extiende apenas entre 20 y 40 minutos, y deben aprovechar ese rato para cargar tanques valiéndose de bombas, algo que resulta sumamente difícil por la baja presión, y se ven obligados a conformarse con cargar unos baldes.

La falta de abastecimiento a través de la red, recarga el trabajo de los camiones cisterna que la empresa destina al mismo fin. Además, los camiones no están en condiciones y son insuficientes para la cantidad de usuarios y las distancias que deben recorrer, tanto en la planta urbana como en los 90 parajes de la zona.

Pero el desabastecimiento no es el único problema del agua en Miraflores, sino también la calidad de la misma, ya que es muy común que el agua “potable” sea turbia y en ocasiones hasta tenga olor, por lo que los usuarios temen que el líquido “vital”, termina afecte su salud.

“Sameep obtiene el agua de la laguna El Remanso, ubicada a 15 kilómetros del casco urbano, cuyo nivel es generalmente crítico por la falta de lluvias en la zona”, analiza al pensar en la salubridad.

“En las escuelas de Miraflores el agua que se utiliza se almacena en pozos que sirven de depósito, que se cargan con la lluvia o con el volumen que pueden proveer los camiones de Sameep, e idéntico sistema utilizan la mayoría de los organismos públicos”, describió Karina, y agregó que es muy común que la gente acuda a buscar agua a estos sitios.

La docente denuncia que no se respeta en Miraflores el derecho al agua, y que las autoridades no a asumen la responsabilidad de buscar una solución de fondo con más recursos e infraestructura para satisfacer la demanda. Y la red y el sistema conservan las proporciones de muchos años atrás, sin tomar en cuenta la expansión de la ciudad y el incremento de población.

Apelar a los defensores del Pueblo

Karina Winckler elevó el reclamo a través del sitio oficial de la Defensoría del Pueblo, una especie de “descentralización virtual” del organismo. “Por ahora tenemos Internet”, dijo al agregar que tampoco cuentan con un servicio de telefonía estable para plantear sus quejas.

La docente, que también fue postulante a defensora del Pueblo, cree conveniente una descentralización concreta de la Defensoría, para que el resto de los chaqueños cuenten con las mismas posibilidades que los del área metropolitana a la hora de denunciar.

“En esta parte de la provincia no tenemos ni agua, imagínense todas las denuncias que hay que presentar”, dijo al reclamar una mirada urgente de los defensores Gustavo Corregido y Hugo Maldonado, después de tanto insistir ante las autoridades sin haber obtenido respuestas.

 

Comentarios

comentarios