El Ministerio de Ambiente no tiene recursos para medir la contaminación en Vilelas

La subsecretaria de Ambiente dijo que le solicitaron a la ACA que haga los estudios para detectar polución que genera en su propia planta de silos, denunciada por los vecinos de Puerto Vilelas.

1426
La subsecretaria Claudia Terenghi dijo que le solicitaron a la ACA que realice los estudios para detectar la contaminación y los presente al Ministerio.

El Centro de Estudios Nelson Mandela denunció recientemente un alto nivel de contaminación ambiental en inmediaciones de la planta de almacenamiento y trasferencia de cereales de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), en Puerto Vilelas.

Los granos llegan a la planta de ACA en camiones, que descargan desde un elevador. Desde ahí la carga es trasladada a los silos de almacenamiento, desde donde se la eleva y transporta por ductos hasta 250 metros para ser cargados en barcazas, también a granel, en el muelle sobre el riacho Barranqueras.

El relevamiento señala que la compañía no tomó las medidas de seguridad necesarias para la modalidad de carga y descarga de granos, y no cumple con los cuidados pertinentes para evitar afectar el aire de toda la zona con polvillo que cubre a los barrios aledaños. Y a esto le agrega cierto contenido residual de agrotóxicos que se habrían detectado y atribuyen a la manipulación y almacenamiento de granos.

La subsecretaria de Ambiente de la Provincia, Claudia Terenghi, dijo que esa cartera no sólo está al tanto de lo denunciado, sino que ya tomó intervención en el asunto incluso mucho antes de la denuncia.

“Queremos dejar en claro que la actividad es el acopio de cereales que de ninguna manera se trata de material tóxico. Son cereales que se utilizan para fabricar alimentos”, dijo en Radio Libertad al negar que “no se puede hablar de agroquímicos que, si bien son utilizados en el proceso de producción, no tienen que ver con el grano en sí”.

En cambio, reconoció ciertos niveles de contaminación y polución generado por el procedimiento de transferencia de cargas, que colma el aire de polvillo.

Para revertir esto, dijo que ya están trabajando con la empresa, que se comprometió a reparar el acceso a la planta y el riego de la playa de camiones. También le pidieron “que tuvieran más cuidado en el proceso de descarga de los granos que libera partículas y afecta sobre todo a los alérgicos”.

En la misma dirección, dijo que el Ministerio está trabajando en forma conjunta con la Municipalidad de Puerto Vilelas, que tiene el poder de policía y ya clausuró preventivamente la planta en una oportunidad.

“Nosotros no tenemos facultad para sancionar, sí para observar la situación y determinar irregularidades”, dijo la funcionaria. Sin embargo, reconoció que el Ministerio de Ambiente “no tiene equipos para detectar y medir la contaminación del aire”.

Ante esta falencia, contó que le solicitaron a la propia empresa que realice los estudios para verificar el grado de la contaminación que genera y presente los estudios ante las autoridades de Ambiente. “Obviamente, cuando se tomen las muestras tenemos que estar nosotros”, dijo Terenghi, que entiende que eso le permitirá al Estado asegurarse de que las muestras se hayan tomado en el momento crítico porque “si se toman cuando la planta no está en funcionamiento, no tendría sentido”.

 

Comentarios

comentarios