Mini Davos: celebraron el “éxito”del Foro con canapés y champagne

Después de varios intensos días, culminó el Foro Empresarial que tuvo lugar en nuestro país. El Gobierno destacó sus expectativas en el pronto resultado del evento.

167
El Gobierno consideró "exitoso" el primer Foro empresarial mundial.

Prometió ser breve pero, más que nada, su mensaje fue contundente. Francisco Cabrera , ministro de Producción, subió al escenario principal del Centro Cultural Kirchner (CCK) para cerrar el “exitoso”, según sus palabras, Foro de Inversión y Negocios. Y luego de definir como “platos fuertes” las palabras de Mauricio Macri y la presencia durante el “Mini Davos” de los principales CEO internacionales, envió un mensaje al empresariado local, con el que él generalmente dialoga.

“Me llena de orgullo que uno de los platos fuertes hayan sido cuatro empresarios argentinos. Esto marca un camino, de una nueva forma de competir con el mundo”, sentenció Cabrera, que agradeció a la Agencia de Inversiones, que depende él, por el trabajo en la organización del foro. También hubo palabras para el asesor presidencial, Horacio Reyser. Algunos destacaron que se olvidó del equipo del jefe de Gabinete, Marcos Peña, del que nació la idea original.

Las palabras sobre la competencia no fueron inocentes. Llegaron luego de que Martín Migoya, CEO de Globant; Marcos Galperín, presidente de MercadoLibre; Alec Oxenford, cofundador de OLX; Roberto Souviron, cofundador de Despegar, y Susan Segal, presidenta del Council of Americas, terminaran un debate en el que habían descripto el nacimiento de nuevos valores empresarios en Argentina: miras al largo plazo, inserción global y “ultracompetitividad”. Uno de ellos incluso había opuesto estas cualidades a de los “viejos empresarios”. Otro se animó reclamar que se pida menos al Estado y que se arriesgue un poco más.

El festejo privado fue en el noveno piso, en la cúpula del CCK. Fue íntimo, sólo para los organizadores. “Cómo me molesta que quieran colarse. Me indigna”, afirmó un asesor de Marcos Peña, que hacía de patovica en la entrada, mientras las cervezas, el champagne y los canapés abarrotaban el lugar. El resto del CCK ya estaba vacío. En ese momento, llegó Peña para participar del festejo.

La Nación

 

Comentarios

comentarios