Médica de Salud Pública explica: La vida comienza en la concepción pero no es vida humana

La doctora Centeno, titular del Programa de Prevención de Cáncer Cervicouterino disparó contra sus colegas que se oponen al aborto. Y denunció que en Salud Pública se niega el PAP y los anticonceptivos. Los mandó a informarse.

7077
Carolina Centeno expuso en el debate del proyecto de despenalización y legalización del aborto en la Cámara de Diputados de la Nación.

La doctora Carolina Centeno, coordinadora del Programa de Prevención del Cáncer Cervicouterino, del Ministerio de Salud Pública, celebró la media sanción legislativa de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y criticó a sus colegas que se oponen al proyecto.

“El aborto ilegal es un problema que debe ser abordado desde la salud pública, y no dejar de lado el acceso y las garantías de los derechos de las personas gestantes”, dijo en Libertad, reiterando los conceptos vertidos en su exposición en el debate del proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación. Para ella, “estamos hablando de justicia social y derechos humanos, y de cuál es el rol del Estado frente a esta problemática”.

En ese marco, consideró que la postura de los médicos que rechazan la legalización del aborto responde a intereses corporativos e intentan demostrarle su poder a los senadores que deben definir en los próximos días si la IVE finalmente se convertirá en ley.

Al respecto, dijo que “muchos de ellos ni siquiera intervendrán en una interrupción voluntaria porque son traumatólogos o infectólogos, o de otras especialidades que jamás se encontrarán con este tipo de prácticas”.

No obstante, recordó que la ley plantea la objeción de conciencia para quienes por alguna razón particular decidan no realizar aborto. Pero aclaró que “de ninguna manera le pueden negar a la paciente información al respecto y deben indicarle a qué profesional puede acudir”.

“Muchas veces los profesionales, no digo cooptados, pero sí mal informados expresan cosas inexactas”, observó, y ejemplificó, entre otras “barrabasadas”, que “dicen que una mujer que sufrió una violación podría pedir un aborto sin denunciar al violador, con lo cual lo estaría encubriendo”. Y agregó que, “eso es falso porque ya existe el abordo legal en caso de violación, por lo que la ley no agrega nada”.

“Es necesario que los profesionales, antes de emitir una opinión infundada, sepan lo que se debatió y conozcan el marco de lo que ya está legislado”, recomendó Centeno, y denunció que “todavía hay un núcleo duro de un modelo en el que el médico dice lo que se hace sin escuchar al paciente”, sobre todo cuando se trata de una mujer.

Así, recordó que muchos negaban la entrega de anticonceptivos, contrariando los programas oficiales, y que aún hoy, a pocas cuadras del hospital Perrando hay mujeres que llevan hasta seis meses esperando un turno para una ligadura tubárica, y que además muchos médicos intentan convencerlas de desistir de la idea con la excusa de que podrían arrepentirse, o las mandan a consultar con sus maridos.

“Somos la provincia con mayor mortalidad por cáncer de cuello de útero, sin embargo, hay médicos que les niegan el PAP en el sistema público de salud”, denunció.

Para ella, esto “forma parte del modelo hegemónico, machista y patriarcal con el que forman médicos en la Universidad”, y que estos después arrastran al ejercicio de la profesión.

En este contexto, dice que en pos de demostrar el poder de la corporación médica para presionar a los senadores, esgrimen falsos argumentos como el del origen de la vida. “Ya se ha demostrado científicamente que, si bien la concepción es el inicio de la vida, todavía es vida humana, eso lo explicaron los biólogos”, aseveró.

Por lo tanto, entiende que está sobradamente descartada la inconstitucionalidad que muchos señalan a partir de la “defensa de la vida desde la concepción”, plasmada en la Constitución. Y comparó el caso de Argentina con el de Uruguay, al entender los ordenamientos jurídicos son idénticos y que “en Uruguay el aborto es legal” y no se habla de inconstitucionalidad.

Comentarios

comentarios