Margarita Belén encendió la mecha de la interna peronista

1503

Por Pablo Vicente Bardero |

El domingo pasado fue un día peronista para el gobernador Domingo Peppo. Roberto Encina, uno de los candidatos que apoyó como gobernador y presidente del Partido Justicialista, se impuso en las elecciones de intendente de Margarita Belén.

Encina sumó 2201 votos. El otro candidato oficialista era Herman Martínez, que consiguió 999. A mitad de camino quedó Javier Martínez con 1640, también peronista pero en alianza con la UCR, el PRO, el Frente Renovador, la CC-ARI, el FE, y el Partido de Trabajadores Municipales.

Peppo arrancó la campaña vaticinando un indefectible triunfo “peronista”, en alusión a la extracción justicialista de los tres candidatos. Se lo vio más interesado por meter a Javier en la misma bolsa que por elegir a alguno de los otros dos. Esta perspectiva se mantuvo hasta último momento, por lo que prefirió no poner un pie en Margarita Belén durante la campaña.

Por el otro lado, aunque Jorge Capitanich no haya participado en carne y hueso de la campaña de Javier Martínez, éste recibió el acompañamiento de figuras del coquismo como el diputado nacional Juan Manuel Pedrini y el intendente de General San Martín, Aldo Leiva, que además es el secretario general del Consejo Provincial del PJ. Este Leiva que apoyó a Javier es el mismo que una semana antes les había levantado la mano a Encina y Herman.

El exdiputado provincial y ex intendente Herman Martínez estuvo muy lejos de sus expectativas, pero quienes lo  bancaron lo consuelan diciendo que fue clave para que no ganara “el candidato de Macri”. Dicen que Herman estaba enemistado con el sector de Polich, su gente no votaría a Encina, y se inclinaría por Javier. Es decir que los peronistas de Herman hubieran preferido al “candidato de Macri” por encima de otro candidato tan peronista como él.

Si ganaba Javier, ganaban todos; pero perdió. Ganó Encina y le ofrendó el triunfo a Peppo. Ahora se habla de apuestas en las que a veces se gana y otras veces se pierde. Pero fueron muy pocos los apostadores; los más, esperaron sentados detrás del inverosímil argumento de que no había que contaminar la elección con intereses externos a Margarita Belén. Pero con el diario del lunes, apareció una tropa de promotores del ganador.

Lejos del mensaje de estilo llamando a la unidad, Encina por su lado, y Alcides Argüello, delegado del Gobernador en el terreno, consideran que hay que hacer una autocrítica en la que quede claro quiénes están un lado y quiénes del otro. Básicamente, quieren que Coqui se declare culpable de apoyar a un candidato de Cambiemos mientras se llenaba la boca acusando de traidores a quienes se fotografiaban con funcionarios macristas.

El mismo Gustavo Martínez tiró la primera piedra, consideró que los coquistas fueron empujados a Margarita Belén por el mismo Capitanich, y no dio vueltas: “Se equivocaron, porque los peronistas tenían que apoyar a los candidatos peronistas”, dijo señalando a Leiva y Pedrini. Para él, Margarita Belén fue el reactivo que permitió decantar los bandos y cree que es hora de dejar de fingir una emulsión entre coquistas y peppistas que no existe.

Comentarios

comentarios