Mano dura en el tránsito: Capitanich amenaza con secuestrar más de 100 mil motos

Al intendente de Resistencia se le terminó la paciencia. Dijo que les dio un año de tolerancia a los conductores que no respetan las normas. Se incrementarán los controles coordinados con la Policía.

19649
Motociclistas en infracción conviven con patrulleros policiales en la transitada avenida Sarmiento.

“El tránsito de Resistencia es un problema tremendo”, confesó el intendente Jorge Capitanich en Radio Libertad al analizar la creciente demanda hospitalaria por personas lesionadas en accidentes de tránsito, algunos fatales, como el ocurrido en la mañana del domingo, en 9 de Julio y Vélez Sarsfield, a dos cuadres de la Guardia de Emergencia del hospital Perrando.

Capitanich identificó tres aspectos como el abono para la inseguridad vial: la falta de pavimento urbano; el enorme parque de autos y motos que suman unos 223 mil vehículos, y la irresponsabilidad de los conductores que incumplen sistemáticamente las normas de tránsito.

El intendente aseguró estar abocado a revertir estos tres aspectos pero hizo especial hincapié en la flagrante violación de las normas de tránsito. Según observó, se supera corrientemente la velocidad máxima permitida en calles y avenidas, se conduce hablando por teléfono, los automovilistas no usan cinturón y los motociclistas no usan casco; y también se conduce bajo los efectos del alcohol.

El principal conflicto, según el análisis de Capitanich, lo protagonizan las más de 122 mil motocicletas. Y añadió a las infracciones por la inconducta de los motociclistas, las que se dan por el mal estado o la alteración de los rodados. La falta de luces reglamentarias y de espejos retrovisores, la alteración del escape y la suspensión, son sólo algunos de los aspectos que cooperan con el caos del tránsito. El resultado de estas irresponsabilidades se multiplica por el número de personas que se conducen en cada vehículo, que en ocasiones llega a cinco o seis a pesar de que las normas no permiten más de dos.

Capitanich admitió que los controles son “flexibles”, y vaticinó: “Si ponemos mano dura, tenemos que secuestrar más de 100 mil motos”.

Pero por estos días, la Municipalidad y la Policía de la Provincia están abocadas a la elaboración de un plan para implementar más controles, a través de puestos fijos y móviles. “Necesitamos 350 inspectores y hoy no tenemos ese número”, dio el intendente y contó que se trabaja en la planificación para optimizar al máximo los recursos disponibles con la incorporación de medios tecnológicos.

“Uno hace el máximo esfuerzo en la tareas de persuasión, pero cuando no hay una toma de conciencia por parte de los infractores, hay que instrumentar otras medidas”, advirtió, y ejemplificó: “Los vecinos se quejan cuando el tránsito se congestiona, pero también se quejan cuando despejamos los autos estacionados en infracción sobre la mano izquierda”.

Por esto, adelantó que no le teme a ningún “costo político” y que ya está tomada la decisión de implementar controles más estrictos: “Un año de tolerancia es demasiado tiempo, fuimos muy flexibles y no obtuvimos los resultados esperados”, concluyó.

 

 

 

Comentarios

comentarios