Mal ejemplo: funcionarios sin barbijo y sin distanciamiento

397
Falta de barbijo y de distanciamiento son recurrentes en las actividades oficiales.

El Plan de Desescalada habilitó una serie de actividades comerciales, deportivas y recreativas que permanecían vedadas desde el inicio de la cuarentena a mediados de marzo.

Como es de rigor, para todo hay que solicitar el debido permiso en el sitio oficial del Gobierno, al que se accede tras reunir una serie de requisitos. Por ejemplo, para llegar a la solicitud el sistema obliga a leer las recomendaciones sobre el uso obligatorio de barbijo y el distanciamiento.

Sin embargo, el “protocolo” no es para todos. Al parecer, los funcionarios públicos están eximidos de “responsabilidad social e individual, solidaridad con el prójimo, dolor por los que sufren”, etcétera, según se refleja a diario en las actividades oficiales.

Por ejemplo: el gobernador Jorge Capitanich encabezó un acto en Margarita Belén en el que, según la comunicación oficial del Gobierno, “hizo entrega” de vehículos y maquinarias a varios municipios.

El acto resultó un exceso en este momento de la pandemia, y sobre todo después de la nefasta experiencia de El Sauzalito, que no registraba casos de coronavirus y hoy tiene 62, e incluso muertes, por una experiencia como ésta.

Pero, además, porque las máquinas podían ponerse en marcha sin tantos discursos y «entregas» porque en realidad fueron adquiridas con créditos del NBCH que los municipios tendrán que devolver.

Asistieron los intendentes y el presidente del Banco. Pero también, como cada vez que se encienden las cámaras, emergieron legisladores y funcionarios públicos provinciales que muy poco o nada tenían que ver con la cuestión.

Para completar, el Gobernador impuso el estilo de quitarse el barbijo en el momento menos oportuno, justamente cuando más lo necesitaba: a la hora de hablar frente al micrófono que tantos usaron antes que él y tantos usarían después.

Detalles como estos se suman periódicamente, y se difunden a través de los medios y las cuentas oficiales del Gobierno y el Gobernador en las redes sociales en contra de la prédica del Ministerio de Salud Pública.

La última semana Capitanich y varios funcionarios recibieron a familiares de Amanda Encaje, una de las víctimas del conocido como “doble crimen de la Paraguay”, que sigue impune. Participaron más personas que las que cabían en la sala para asegurar el distanciamiento social, sentadas prácticamente codo a codo.

“Así, no”, diría Mirtha.

Comentarios

comentarios