Macri sacó la Sube: la dudosa espontaneidad del Presidente

305
Macri salió a dar una vuelta en colectivo en Pilar. Afortunadamente, no le tocó viajar apretado.

“Esta mañana recorrí Pilar con los vecinos en la línea 520 para ver el estado de las calles que recorren los colectivos del conurbano, donde hay caminos rotos, oscuros, que suelen convertirse en calles “de chocolate” por el barro cuando llueve e impiden salir del barrio, llevar a los chicos al colegio o poder ir a trabajar. La buena noticia es que en estos corredores empezaremos a trabajar muy pronto, para pavimentar casi 150 km, mejorar el estado de otros 45 y construir nuevas paradas, cambiando significativamente la forma en que viajan miles de personas en colectivo todos los días”, contó el presidente de la Nación, Mauricio Macri al compartir una fotografía en la que aparece riendo a carcajadas en complicidad con una pasajera. Esta actividad fue reflejada por la agencia oficial de noticias Télam, que informó que el jefe de Estado, arribó al país poco después de las 9.30 procedente de Nueva York, donde participó de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y que cerca de las 11 llegó a Pilar, a 57 kilómetros de la Capital, acompañado por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, donde fue recibido por el intendente, Nicolás Ducoté.

“Durante su visita, mantuvo un diálogo con un grupo de vecinos del lugar que lo acompañaron durante una recorrida en un colectivo de la línea 520 por el barrio Santa Ana con el propósito de observar los nuevos trabajos ejecutados en esa zona del conurbano, que cubrirá una extensión de 45,5 kilómetros”, difundió Télam entre otros detalles de las obras en ejecución y anunciadas.

Un aplauso para Macri que ni bien bajó del avión arrancó con la agenda del día. Y tuvo una suerte bárbara, porque justo le tocó un colectivo con poquitos pasajeros, donde no sólo había lugar para él y los fotógrafos y camarógrafos, sino que también consiguió asiento para él y el ministro Dietrich.

Entre nosotros, hasta donde nos da la vista, a través de las ventanillas se ve el colectivo rodeado de gente incluso sobre la calzada, lo que nos da la pauta de que entró por la peatonal o simplemente el colectivo estaba parado y la “escena” se llenó de curiosos.

Con todo el pavimento anunciado, seguramente el servicio de transporte funcionará sobre ruedas, literalmente. Pero lo que parece que está un poco flojo en Pilar es la seguridad, tanto que el colectivo terminó en un descampado y después del paseo y el diálogo con los pasajeros, el Presidente fue “evacuado” del colectivo por un túnel de patovicas derecho hacia una camioneta blindada.

Comentarios

comentarios