Macri reunió a los gobernadores peronistas y sumó apoyo para la reforma electoral

En el encuentro de este martes en Olivos se aseguró que unos 15 senadores favorezcan la iniciativa. Domingo Peppo participó del encuentro y habría comprometido el voto de uno de los dos senadores justicialistas.

308
El Presidente recibió el respaldo de gobernadores opositores a la ley de reforma electoral.

Luego del respaldo de nueve gobernadores en Olivos, el gobierno de Mauricio Macri apuesta a aprobar la semana próxima en el Senado, aunque con reformas, la ley de reforma electoral con la Boleta Única Electrónica (BUE). Estima que los mandatarios provinciales que respaldaron a Macri en Olivos aseguran el voto de unos 15 senadores.

Juan Schiaretti, de Córdoba; Juan Urtubey, de Salta; Mario Das Neves, de Chubut; Gustavo Bordet, de Entre Ríos; Hugo Passalacqua, de Misiones; y Omar Gutiérrez, de Neuquén, aportarían el voto de dos senadores cada uno al proyecto impulsado por el presidente.

Por otro lado, Domingo Peppo, del Chaco, Alberto Weretilneck, de Río Negro; y Rosana Bertone, de Tierra del Fuego, contribuirían con el voto de un senador cada uno.

A esos 15 votos, se suman los 15 del bloque de Cambiemos, por lo que aún el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, debe seguir negociando con el jefe de la bancada del Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, para asegurar la sanción.

En la Casa Rosada consideran que Lucía Corpacci, de Catamarca, y Sergio Casas, de La Rioja, también lo respaldarían pero no pudieron ir a Olivos. Estos son el bloque “PJ BUE”.

Y se descuenta el apoyo de los cinco gobernadores de Cambiemos que no asistieron a la quinta presidencial: María Eugenia Vidal, de Buenos Aires; Gerardo Morales, de Jujuy; Alfredo Cornejo, de Mendoza; y Ricardo Colombi, de Corrientes, y el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Horacio Rodríguez Larreta.

En el peronismo aseguran que el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, no se pronunció aún por la presión en contra de su antecesor y presidente del PJ, José Luis Gioja, que rechaza el sistema de la BUE.

Otros gobernadores, los del “PJ boleta clásica” miran para otro lado. Un caso claro es el del tucumano, Juan Manzur, en cuya provincia se produjo el mayor conflicto de las elecciones de 2015 con denuncias de robos e incendios de boletas e impugnaciones ante la Justicia y todo terminó con su propio triunfo.

Otro caso de seguro rechazo es el de Formosa, Gildo Insfrán, cuyo manejo caudillista del PJ le asegura triunfos de más del 70 por ciento, así como el de La Pampa, con Carlos Verna enfrentado con la Casa Rosada.

También la exkirchnerista Claudia Ledesma Abdala de Zamora, de Santiago del Estero, se inscribe en este sector.

También se oponen a la BUE los gobernadores de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, en abierta pelea con Macri por la distribución de recursos, y la de Santa Cruz, Alicia Kirchner, que responde a la expresidenta Cristina Fernández. El otro crítico es el de Santa Fe, Miguel Lifschitz, que defiende la boleta única de papel.

 

Comentarios

comentarios