Lucila Masín se perdió el capítulo oficialista del intendente Casalboni

1954
La diputada nacional de La Cámpora: Lucila Masín, reclama que el ministro de Justicia de la Nación se exprese sobre la detención del intendente Casalboni.

“Cambiemos debe dar explicaciones sobre Casalboni”, reclama la diputada nacional chaqueña Lucila Masín, de La Cámpora, en referencia a la detención del intendente de Quitilipi: Sergio Casalboni, el último viernes, acusado de “abuso sexual con acceso carnal y tentativa de abuso sexual, amenazas y lesiones” en perjuicio de su expareja y secretaria de Economía de la Municipalidad: Analía Aselle.

La legisladora instó a la dirigencia de Cambiemos a “repudiar este hecho aberrante”, y cuestionó “el silencio de sus pares del radicalismo y del bloque Cambiemos, quienes ante la gravedad del hecho, tienen la obligación moral y política de repudiar enérgicamente lo sucedido, de la misma manera que lo debe hacer el Ministerio de Derechos Humanos de la Nación a través de Claudio Avruj”.

“La violencia de machista no puede ser avalada en ningún ámbito, y menos aun cuando se trata de funcionarios públicos elegidos mediante el voto popular. Este hecho es de suma gravedad y debe recibir el mayor de los repudios, de manera que no quede impune”, sostuvo. Y adelantó su sentencia: “Un funcionario con estas características no puede ocupar ningún lugar de representación ante la ciudadanía. La justicia deberá juzgar este hecho de manera eficiente, considerando su gravedad, según la Ley 26485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres“.

Masín aportó que Casalboni se negó a declarar, pero lo cierto es que fue la fiscal Liliana Lupi quien pospuso la audiencia para este martes por la demora en la recepción del expediente que aún se encontraba en el juzgado de Garantías de Marcel Festorazzi, que rechazó el hábeas corpus presentado el sábado.

Naturalmente, sin importar intereses partidarios, nadie debería avalar la violencia ni el abuso sexual, ni ningún delito. Pero llama la atención el interés de la diputada por escuchar el repudio de los radicales y hasta del ministro de Justicia de la Nación, como si les atribuyera algún parentesco. Al parecer, ignora por dónde transitó el intendente Casalboni su último año político.

Casalboni, como candidato de Vamos Chaco, derrotó en 2015 al peronista Alfredo Zamora. En febrero de 2017 fue destituido por el Concejo por presuntos hechos de corrupción, con los cinco votos del PJ y tres de los cuatro votos de la UCR. Pero unos días después fue repuesto por la Justicia.

De vuelta en la intendencia, Casalboni renunció a la UCR y superó el rumor de su pase directo al PJ hasta que en mayo se afilió a Ciudadanos a Gobernar, liderado por Gustavo Amann, por entonces precandidato a diputado provincial. Y la simpatía de su nuevo partido con el Frente Chaco Merece Más lo llevó a respaldar abiertamente la lista encabezada por la peronista Elda Pértile en las elecciones nacionales de octubre.

Definitivamente, la política tiene sus bemoles. Ahora hay que esperar que la Justicia no tenga los suyos.

Comentarios

comentarios