LTA Jair: Bolsonaro no pudo superar el papelón de Capitanich en Argentina-Brasil

437
La rotura de la burbuja sanitaria en superclásico Argentina Brasil quedó segundo lugar, detrás de (no) disputado en Chaco que duró 0 minutos y 0 segundos, por falta de luz.

El clásico Argentina-Brasil por las Eliminatorias del Mundial Qatar 2022, en el Arena Corinthians, fue suspendido por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria del gobierno brasileño al detectar que 4 jugadores argentinos habían violado los protocolos contra el coronavirus.

Apenas habían transcurrido 5 minutos de juego cuando un funcionario ingresó al campo para notificar a los argentinos Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía que iban a ser deportados por haber dado información falsa al ingresar a Brasil.

Inmediatamente el árbitro suspendió el partido que se consagró como un papelón mundial.

Pero ni toda la mala leche del gobierno de Jair Bolsonaro alcanzó para desplazar de la historia de los papelones mundiales al Argentina-Brasil organizado por el gobernador Jorge Capitanich en octubre de 2012 en el Estadio Centenario, en Resistencia.

Coqui buscaba promocionarse con la revancha de la Copa de las Américas en su Club Atlético Sarmiento, donde es máxima autoridad y máximo todo, titular indiscutido, intransferible, tira el centro, cabecea y la clava en un ángulo y después vuela y la saca en la línea, y se felicita y festeja abrazándose a sí mismo.

Argentina sin Messi pero Brasil con Neymar entraron a la cancha, entonaron sendos himnos nacionales y los jugadores comenzaron a calentar, calentaron, y calentaron, y siguieron calentando, pero las luces del estadio seguían frías.

40 minutos después de lo programado ya casi era hora de terminar el primer tiempo pero todavía no había comenzado y los reflectores seguían apagados. El árbitro mandó a los jugadores a los vestuarios y unos 20 minutos más tarde los mandó a la casa.

Las luces no se encendieron y el partido nunca se jugó. El Superclásico sudamericano fue tan corto que ni siquiera hubo tiempo para el pitazo inicial.

FUENTE | Pescado Podrido

Comentarios

comentarios