Con los codos tampoco: la OMS le da la razón a HDP

444
El gobernador Jorge Capitanich fue de los primeros en habituarse a saludar codo a codo.

A mediados de junio HDP Noticias insistió con la inconveniencia de saludarse tocándose con los codos cuando la única medida efectiva para evitar el contagio de coronavirus es el distanciamiento.

Pero, fundamentalmente, por la peligrosa contradicción de recomendar toser o estornudar en el pliegue del codo con el que después saludamos a todo el mundo.

Definitivamente, saludarse codo a codo consagra el contagio, máxima cuando al cruzar los brazos, principalmente en días fríos, las manos se colocan exactamente en el pliegue del codo en el que depositamos las secreciones.

En aquel artículo, observamos esa circunstancia en varias figuras públicas como la vicegobernadora Analía Rach Quiroga, que una mañana saludó a varias personas con los codos y luego se abrigó cruzando los brazos.

Analía no tuvo en cuenta nuestra recomendación, pero 3 meses después la Organización Mundial de la Salud, que ya había pifiado al desaconsejar el barbijo, nos dio el OK y ahora recomienda saludar con una mano en el corazón.

Comentarios

comentarios