Los bancos de arena no están habilitados pero tampoco están prohibidos

El titular de la Prefectura Corrientes dijo que la fuerza está limitada a dar recomendaciones a los bañistas, pero que “somos grandes y podemos hacer lo que nos plazca, pero tenemos que conocer los riesgos”.

925
Los bancos de arena no sólo son utilizados de día. También hay fiestas de música y tragos por las noches.

El jefe de Prefectura Naval Argentina en Corrientes, Roberto Galvaliz, reiteró los riesgos que corren quienes eligen pasar un momento de esparcimiento en los bancos de arena del río Paraná, donde el último fin de semana una mujer de 60 años murió ahogada y su nieta de 6 continúa desaparecida.

“Los bancos de arena no están habilitados como balnearios, pero no está prohibido permanecer ahí”, dijo en Libertad para describir los extremos de la situación. Por esto, destacó que Prefectura sólo puede hacer recomendaciones sobre cómo amarrar y las medidas de seguridad a tomar.

No obstante, señaló que “tiene que saber que se corre un riesgo innecesario”, y que “no hace falta poner un cartel, sino que alcanza con ver que no hay boyas ni guardavidas y que el lugar está en su estado natural, para saber que no es una playa habilitada”.

Galvaliz admitió ser nuevo en la zona pero dijo que, por testimonios, sabe que la “moda” de utilizar el banco de arena como balneario está creciendo a presar de las tragedias que suceden en cada temporada.

En los últimos años, el banco de arena dejó de ser sólo un destino para las horas del día, y ya en los últimos veranos comenzó a ser visitado durante la noche por grupos que organizan fiestas con bebidas y música.

“Son lugares naturales, uno se confía, se tienta, pero la correntada es traicionera”, dijo, además de señalar la inestabilidad del suelo por sus modificaciones producto de las crecientes y el viento.

Arazaty y Malvinas

Las autoridades informan que los únicos balnearios habilitados en la capital correntina son las playas Arazaty, sobre la Costanera Sur, y Malvinas, frente a la antigua avenida Costanera.

 

Comentarios

comentarios