Liberaron al carnicero: sus abogados dicen que el ladrón murió en un accidente

El carnicero Daniel “Billy” Oyarzún fue excarcelado y dijo estar arrependito y que nunca quiso matar sino sólo recuperar lo suyo. Sus abogados adelantaron que no plantearán ni la defensa propia ni la emoción violenta.

418
"Billy" Oyarzún recuperó la libertad este mediodía. La carátula de la causa es "homicidio simple".

“Sólo lo quise parar, seguirlo para recuperar lo que es mío. No sé lo que me pasó en ese momento”, dio al hablar con la prensa en la puerta de su casa en la ciudad de Zárate, Daniel “Billy” Oyarzún, de 37 años, que el último martes persiguió y chocó a un ladrón que acababa de asaltarlo en su comercio, y que poco después murió.

La liberación de Oyarzún se dio a 24 horas de que el presidente Mauricio Macri opinara que el carnicero debía estar en su casa “tranquilo” mientras la Justicia investiga, aunque fuentes judiciales, la fiscal general de Zárate-Campana, Liliana Maero, y hasta los abogados del imputado, negaron que las declaraciones del primer mandatario hubieran tenido algo que ver con la decisión de la jueza de Garantías Graciela Cione.

Oyarzún sigue acusado del homicidio simple de Brian Emanuel González, de 24, y la Justicia analiza diversas pruebas con el fin de determinar si actuó en legítima defensa, en estado de emoción violenta o si cometió un homicidio culposo o doloso.

El carnicero recuperó la libertad tras una audiencia de carácter secreto, de la que no participaron ni los nuevos defensores particulares, ni los familiares del imputado, que se llevó a cabo a las 8 en la sede del Juzgado de Garantías 2, ubicado en la calle Andrés del Pino al 800 de Campana.

La jueza Cione fue tomar contacto directo con Oyarzún ante el pedido de excarcelación extraordinaria planteado ayer por el defensor oficial Flavio Águila. De la audiencia participaron el defensor Águila y el fiscal Juan José Montani, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Homicidios de Zárate-Campana, que asistió en representación del fiscal original de la causa, Martín Zocca, quien hoy entró de licencia.

El fiscal informó que Oyarzún había designado como abogados particulares a Ricardo Izquierdo y Micaela Van Lacke, por lo que la jueza le preguntó al imputado si quería suspender la audiencia o ser representado por el defensor oficial y, ante la conformidad de Oyarzún, se continuó con el trámite.

Águila explicó que el carnicero es un hombre con arraigo, que iba a estar a disposición del juzgado y presentó un informe ambiental elaborado por una asistente social.

Cuando la jueza le corrió vista al fiscal, éste estuvo de acuerdo y no se opuso a que Oyarzún obtenga la excarcelación extraordinaria, por lo que la jueza resolvió darle el beneficio y el imputado recuperó la libertad.

Además de una caución juratoria, la jueza impuso para el carnicero las siguientes condiciones: debe presentarse una vez al mes en el juzgado, no puede tener ningún tipo de contacto con los familiares del fallecido y tiene que dar aviso si se ausenta por más de 24 horas de su casa.

Un accidente de tránsito

Los nuevos abogados de Oyarzún, Izquierdo y Van Lacke, hablaron ante la prensa en la casa de su cliente, se mostraron conformes con la resolución de la jueza, adelantaron que pedirán que el carnicero amplíe su indagatoria y revelaron que su estrategia de defensa no será ni la legítima defensa, ni el estado de emoción violenta, sino “un accidente de tránsito”.

Izquierdo dio a entender que Oyarzún no fue quien embistió la moto con su auto, sino que la culpa de que el vehículo en el que escapaban los delincuentes se desestabilizara la tuvo el ladrón prófugo que venía atrás efectuando disparos con una pistola y se bajó en movimiento.

“Según nos manifiesta Daniel, fue el que se bajó de la moto en marcha lo que provocó que la moto se desestabilizara y la caída del conductor. Mientras que él, con los frenos accionados, no tuvo la forma para evitar el desenlace”, explicó el letrado.

Según Izquierdo, en la causa hay constancias de que existió un derrape en la frenada que le imposibilitó a su cliente “evitar llevarse por delante al motociclista que estaba en el piso”.

El martes 13

El hecho ocurrió el martes 13 de este mes, a las 12.45, cuando el carnicero fue asaltado en su comercio situado en avenida Antártida Argentina y Echeverría, de Zárate, por dos delincuentes que se movilizaban en una moto, se apoderaron del dinero de la caja y escaparon.

Tras la huida de los asaltantes, Oyarzún salió a la calle, los delincuentes le dispararon y con su auto comenzó a perseguirlos, hasta que embistió la moto contra un semáforo.

Uno de los ladrones escapó, mientras que González, quien conducía la moto, quedó aprisionado y herido entre el auto y el semáforo, ocasión en la que fue agredido e insultado por vecinos.

El joven fue trasladado al hospital de Zárate, donde más tarde murió, mientras que el carnicero quedó detenido hasta hoy.

 

Comentarios

comentarios