Le hicieron la boleta a La Vaca Atada por cortar unas ramas

El propietario del tradicional restaurante protestó en Facebook por las multas que la Municipalidad le aplicó por cortar ramas de sus árboles que molestaban a los peatones. Además lo acusaron de “entorpecer el procedimiento”.

1110

“Estoy sumamente indignado”, arrancó Jorge Roberto “Coqui” Di Raddo en su muro de Facebook, el relato de un hecho insólito que acababa de vivir en La Vaca Atada, su restaurante, un clásico en el microcentro capitalino, buscado no sólo por la comida casera sino por ser refugio de artistas y amantes de la cultura, bohemios y no tanto.

Dos inspectores de la Municipalidad de Resistencia se presentaron la mañana de este miércoles, talonario de infracción en mano, y le hicieron la boleta por haber cortado algunas ramas de los árboles de su vereda.

Él explicó que lo había hecho porque estas habían crecido tanto y tan abajo que dificultaban o no permitían el tránsito de los peatones. Además de hacer un repaso de la historia de los árboles cuidados desde semilla por su familia.

De paso, les informó que había llamado al 0800 de la Municipalidad para que retiraran las ramas, que no eran tantas, pero que el camión jamás apareció.

Los inspectores alegaron actuar a raíz de una “denuncia vecinal”, y no entendieron las razones de “Coqui” (el bueno).

Por esto, dijo haber solicitado a los funcionarios firmar el acta de infracción con la condición de aclarar que lo hacía “en disconformidad”, pero estos le negaron esa posibilidad.

Entonces, no firmó. Y tras cartón, los inspectores dieron vuelta la página y le chantaron otra boleta por “entorpecer el procedimiento”.

Una ola de respaldo a La Vaca y de repudio hacia el proceder de la Municipalidad se desató en las redes sociales.

Para la totalidad de los usuarios que aportaron comentarios, la vara es arbitraria, ya que mientras se sanciona sin contemplaciones a alguien que hace el trabajo que debería hacer la Municipalidad, otros arrancan antojadizamente de cuajo los árboles con total impunidad, y hasta la propia Municipalidad hace lo suyo, como talar a ras del suelo un árbol natural para poner uno de alambre, como publicara HDP Noticias un tiempito atrás.

Así quedó la vereda, despejada. Para los inspectores, se cometió una infracción.

 

Comentarios

comentarios