Lavado 2: citarían a Diego Arévalo, funcionario de Capitanich y yerno de uno de los detenidos

El secretario de Obras Públicas de Resistencia había denunciado públicamente sobreprecios en obras de pavimento en la gestión anterior de Aída Ayala, la mayoría de ellas contratadas a la empresa de su suegro.

4663
El titular de Obras Públicas de la Municipalidad: Diego Arévalo, dijo que Capitanich pagaba un 35 por ciento menos que Aída Ayala por idénticas obras de pavimento.

El secretario de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial de la Municipalidad de Resistencia: Diego Arévalo, sería citado por la Justicia Federal como testigo en la causa Lavado 2, en la que el fiscal Patricio Sabadini investiga sobreprecios en la intendencia de Aída Ayala.

Sabadini pidió el desafuero y la detención de la ahora diputada nacional acusándola de ser la jefa de una banda que adjudicaba obras públicas a un “cartel” de empresas estrechamente vinculada con ellas para desviar fondos para su enriquecimiento ilícito y lavado.

En esta causa ya fueron detenidos el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales: Jacinto Sampayo y su esposa Mónica Centurión, ambos con prisión domiciliaria; su hijo Facundo Sampayo; Carlos Huidobro; Alejandro Fisher y su esposa Fátima Rigassio, ésta también con prisión domiciliaria; el empresario constructor Pedro Martínez y su hija Natalia Martínez Guarino; Rolando Acuña; y Luis Escobar.

Al parecer, al fiscal le interesa lo que podría aportar Arévalo que, desde el inicio de la intendencia de Jorge Capitanich, aseguró públicamente que la Municipalidad contrataba la construcción de pavimento al 65 por ciento de lo que lo hacía la gestión anterior. Y en algunos casos incluso denunció “sobreprecios” superiores al 250 por ciento.

La Justicia apunta a la constructora Ingeniero Pedro Martínez, considerada una de las “privilegiadas” por las licitaciones hasta 2015, no obstante, sigue vinculada a la Municipalidad, al igual que Tecmasa, cuya cara visible es Huidobro, sindicado como “testaferro” de Jacinto Sampayo, el mismo con quien Capitanich dijo haber “renegociado” el contrato por la recolección de residuos firmado con Pimp SA en 2014.

Desatado el escándalo de Lavado 2, la Municipalidad “suspendió” algunas de las obras encargadas a estas empresas, antes de que se ordenara la detención de Pedro Martínez, que recién se presentó a la Justicia dos semanas después.

Un detalle que seguramente la Justicia Federal no pasará por alto, en caso de citar a Diego Arévalo, es su relación con dos de las personas detenidas: el ingeniero Pedro Martínez y Natalia Martínez Guarino, padre y hermana de su esposa.

 

 

Comentarios

comentarios