Lavado 1: Valeria Corbacho abandonó la defensa del ministro Echezarreta

El funcionario había acudido a ella apenas enterado de que la Justicia Federal había pedido su detención, y la había contratado, pero cambió de idea porque no se pusideron de acuerdo en “cuestiones de estrategias”.

1494
La abogada Valeria Corbacho ya no integra el plantel de defensores del ministro Echezarreta.

La reconocida abogada Valeria Corbacho llegó a Resistencia para defender al exsubsecretario de Políticas Comunicacionales: Paulo Buticcé, detenido en el marco de la causa que se sigue a varios exfuncionarios provinciales por los “delitos precedentes” del lavado de dinero que investiga la Justicia Federal.

Su presencia no pasó desapercibida, por su renombre, pero se amplificó cuando se supo que para movilizarse durante toda su estadía utilizó una camioneta oficial, chofer incluido, del Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos que encabeza Fabián Echezarreta.

Consultada por la prensa, negó haber sido contratada por el Gobierno para defender a Buticcé y dijo haber pedido un vehículo oficial porque se sentía insegura ante ataques y la discriminación de ciertos sectores de la prensa que no identificó.

El 18 de mayo el fiscal Patricio Sabadini solicitó a la juez federal Zunilda Niremperger la detención del mismo Echezarreta, a quien considera parte de un entramado perjeñado para obtener beneficios personales a partir de fondos destinados a la obra pública.

El mismo día solicitó la detención del extitular de la Unidad Ejecutora Chaco Construye: Ismael Fernández, y de Ramón Chávez y Cristina Dellamea, considerados “testaferros” de la organización. Niremperger ordenó detener a estos tres pero mantuvo en libertad a Echezarreta.

En ese momento el ministro estaba en Buenos Aires y, según contó, al enterarse de la noticia, llamó al gobernador Domingo Peppo para definir los pasos a seguir. Y siguiendo el consejo de algunos de sus pares, se entrevistó con abogados, entre ellos: Valeria Corbacho.

Peppo ratificó a Echezarreta en el cargo aún después del domingo 20 de mayo, cuando otro allanamiento de la Justicia Federal lo encontró en el Ministerio con un grupo de colaboradores y Niremperger decidió finalmente ordenar su detención, previo desafuero.

Ante esta novedad, Echezarreta se presentó ante la juez y el 24 de mayo se reunió con Corbacho en el estudio del subsecretario de Justicia de la Provincia: José Sánchez, y el ministro de Gobierno: Martín Nievas, algo que despertó todo tipo de suspicacias, ya que a esa altura el Estado se había constituído en querellante contra los funcionarios acusados de mal desempeño.

La situación se tornó contradictoria para Corbacho, que debía defender a Butticé de las acusaciones del Estado, pero también a Echezarreta, que tenía y aún tiene el respaldo del Gobernador. Pero para ella, no había contradicción, ya que el querellante es el Estado, y entendía que el ministro acusado no es parte de la querella.

Así, Echezarreta presentó a la Justicia Federal tres abogados: los correntinos Armando Aquino Britos, y Jorge Buompadre, además de Valeria Corbacho.

Sin embargo, el avance del proceso decantó esta situación y finalmente la abogada ya no integra la defensa de Echezarreta que dijo haber revocado la designación “por una cuestion de estrategias, diferencias en el planteo de la estrategia”. “No nos pusimos de acuerdo”, remarcó.

A partir de entonces, Echezarreta confimó a Godofredo Pérez Dudiuk y Jorge Buompadre como sus defensores.

Comentarios

comentarios