Las diputadas de Peppo

323
Liliana Spoljaric y Jéssica Ayala expresaron abiertamente su lealtad a Domingo Peppo | Jorge Tello

Este martes juraron los 16 diputados electos el 13 de octubre para renovar la mitad de la Legislatura provincial.

La mayoría de los flamantes legisladores optaron por un “Sí, juro” de rigor, y sólo hubo algunas excepciones, entre ellas la de la exministra de Gobierno: Jéssica Ayala.

A la hora de jurar, lo hizo por sus familia y por su “lealtad a Oscar Domingo Peppo”, un gesto que fue celebrado por varios en la asamblea.

Minutos más tarde, cuando la presidencia de la Legislatura se debatía entre Hugo Sager y Élida Cuesta, la saenzpeñense Liliana Spoljaric contó tener una relación afectiva muy fuerte con Eli, pero aclaró que la decisión que debía tomar iba más allá de lo afectivo que, por otra parte no debería verse afectado, pero que no la podía votar: “Me debo a quien me puso acá, que es el gobernador Domingo Peppo, por eso mi voto es para Hugo Sager”, fundamentó.

Así, dejó en claro no sólo que Peppo conserva su “bloque” sino que respaldó a Sager en contra del interés de su aliado Gustavo Martínez, interesado en la continuidad de Élida Cuesta al frente del Poder Legislativo.

Cualquiera podría creer que la voluntad de Peppo se vio condicionada a su necesidad de mantener buena relación con su sucesor Jorge Capitanich, que impulsaba a Sager, hasta la asunción de Alberto Fernández que le prometió un cargo en el Gobierno nacional.

Comentarios

comentarios