La muy vieja estrategia de victimización

182

Por Humberto Tumini |

En febrero del 2014, hablándole en la Casa Rosada a los  militantes de La Cámpora, la presidente Cristina Fernández de Kirchner denunciaba un “intento de desestabilización financiera de los mercados”. Agregando que, no sólo estaban en eso los mercados,  “sino que fueron acompañados por medios hegemónicos de comunicación que también quieren verme volar por los aires”. Cualquier semejanza con lo que han dicho desde el gobierno y los principales medios de comunicación los últimos diez días no es mera coincidencia.

Empezó con la cantinela del juez federal de Mar del Plata, Alfredo López, el que consideró que estaba en marcha “un plan de desestabilización” contra el gobierno nacional, al referirse a los incidentes ocurridos la semana pasada en la ciudad balnearia. En donde el presidente Macri fue hostigado por manifestantes. Luego de las amenazas telefónicas a Vidal, Ritondo declaró, en la misma línea, que “sectores del kirchnerismo tienen la voluntad de que este Gobierno no termine”.

En el día de hoy ya generalizaron la cosa. Los principales medios que apoyan al gobierno editorializan -todos al unísono- al respecto. Señalando abiertamente que el supuesto y siniestro plan desestabilizador del kirchnerismo es que Macri se vaya “en el helicóptero”. Ponen, seguramente por sugerencia gubernamental y muy rebuscadamente, en la bolsa del “siniestro” plan la amenazas a Vidal, los insultos a Macri en Mar del Plata, los cortes de ruta y protestas, la toma de tierras en Moreno, las declaraciones de D’Elía y los que difunde C5N. Mezclan todo y dicen: “quieren voltear al gobierno”. Los K por supuesto, que es el fantasma que le conviene…..al gobierno.

Así como Cristina no podía explicar la devaluación de Kicillof, la inflación, el pago al Club de París, a Repsol y al CIADI y la pobreza extendida de su gobierno nac & pop, e inventaba desestabilizaciones por doquier -en particular propugnadas por Macri y Magnetto- para desviar la atención de la sociedad, lo mismo, exactamente lo mismo hace este gobierno.

Ya en abril la pobreza agredía a más de 13 millones de argentinos, de los cuales 1,4 millones había sumado el macrismo. Al día de hoy difícil que sean muchos más, con una economía que en julio retrocedió el 5% y casi el 2% en lo que va del año, con una inflación -particularmente en alimentos- que excede largamente el 40%. La desocupación ya se acerca a los dos dígitos (en la juventud es el 19%) y crecen los trabajadores precarizados. Ni que hablar del impacto de la suba de las tarifas de luz, agua y transporte que no han sido suspendidas como las exorbitantes del gas, como la de la nafta.

Todo ello, que está en las antípodas de lo que prometieron en campaña, es lo que quieren meter debajo de la mesa batiendo el parche de la “desestabilización”.  Se ve que aprendieron bastante del manual kirchnerista.

Pero no se quedan en agitar cucos desestabilizadores y golpistas. Como en este país, la gente que es agredida por las políticas de los gobiernos tiene la mala costumbre de defenderse y ganar la calle para ello, ya viene el gobierno de Macri hace rato preparando el terrenos para reprimir y judicializar la protesta. Empezaron con el famoso “protocolo” para impedir las movilizaciones, pero ya en junio la inefable Carrió iba más allá y decía que “Barrios de Pie trabaja para voltearlo a Macri”. Ahora la Ministra Bullrich dijo que presentará una denuncia penal contra Barrios de Pie por el corte de la autopista a La Plata por manifestantes, en la que se produjeron incidentes con gendarmería, mintiendo descaradamente sobre que nuestro movimiento hubiera estado allí. Las mismas falsas acusaciones a las que recurría Menem (no porque sí la actual Ministra de Seguridad fue su funcionaria) para justificar las represiones que luego se cobraban vidas y generaban persecuciones judiciales a los luchadores sociales.

Para que no queden dudas respecto de lo que piensan en el gobierno, que habría que hacer con quienes no acepten calladamente que les cercenen derechos y conquistas, están las declaraciones del diputado del PRO, Pablo Tonelli; quien hoy, muy en sintonía con su gobierno dijo que “hay grupos ultraminoritarios que evidentemente tienen una actitud disolvente, que quieren que al Gobierno le vaya mal”.

No se quedó allí el democrático dirigente, también agregó que “No digo que hay que sacar al Ejército a la calle pero hay que estar atento ante las amenazas”. Se ve que se olvidaron de explicarle al señor que es ilegal en esta Argentina, que no es la de la dictadura, sacar el Ejército a la calle.

 

Comentarios

comentarios