La Municipalidad cerrará el basural de María Sara y abrirá otro en el sur de Resistencia

El área de Ambiente del gobierno de Capitanich dio algunos detalles en un informe remitido al defensor del Pueblo, interesado en las medidas adoptadas para el tratamiento de la basura.

820
Camiones recolectores no pueden ingresar al predio de depósito final de residuos.

 

La Municipalidad de Resistencia cerrará el vertedero del paraje María Sara, ubicado en la ruta provincial N° 13, exruta nacional N° 89, a 4 kilómetros de la ruta nacional N° 11 y a 25 kilómetros de ejido urbano de la capital. Así lo confirmó el ingeniero Luis Casas, a cargo de la Secretaría de Ambiente del gabinete de Jorge Capitanich.

La información fue suministrada en respuesta al pedido de informe del defensor del Pueblo: Gustavo Corregido, que reclamó saber qué políticas se estaban implementando para erradicar los múltiples minibasurales de la ciudad y para el tratamiento de los residuos sólidos urbanos.

El predio de María Sara, alquilado, tiene el carácter de “centro provisorio” de disposición final de residuos, ya que la planta definitiva, ubicada en las inmediaciones debe ser expropiado y el trámite, que se había prometido liquidar con celeridad, está pendiente desde hace cuatro años, según dijera la exintendente Aída Ayala en un artículo que aún está publicado en la sitio oficial de la Municipalidad.

Pero la novedad que preocupa es el anuncio de que tras el cierre de María Sara, en noviembre de 2017, el basural será “rehubicado” en la zona de la planta de tratamiento de efluentes cloacales que se construye con financiamiento del Banco Mundial unas 40 cuadras al sur de la avenida Soberanía Nacional.

Según el informe de Casas, para el nuevo vertedero se licitará la adquisición del equipamiento necesario para la separación y valoración comercial y más adelante se analizará el tratamiento de residuos no convencionales, como neumáticos, pilas y otros elementos.

 

Comentarios

comentarios