La lista de Peppo, entre la realidad y la ficción

3808

Por Pablo Vicente Bardero |

“Son muchos los diablos y poca el agua bendita” parafraseó el gobernador Domingo Peppo, evocando a Deolindo Felipe Bittel frente a cada armado de listas. Ahora le toca a él.

Pero el problema de Peppo no es sólo cuantitativo. Su discurso estrechó las expectativas de sus partidarios. La postura adoptada frente al Gobierno nacional no fue la mejor para buena parte del abanico de propios y extraños que se abrió y agitó durante 12 años de kirchnerismo.

Muchos creen que no es exagerado llamarlo traidor y sólo tienen miradas inquisidoras para su gobierno porque desde su punto de vista no hay una buena perspectiva. Y se lo hicieron saber con abucheo y rechifla en aquel homenaje a Néstor Kirchner en Fontana.

Pero, en la precisa, Peppo, su sucesor: el intendente de Resistencia Jorge Capitanich, y el presidente del Concejo Municipal capitalino, Gustavo Martínez, le dieron una lavada de cara a su relación y terminaron sentados a la misma mesa.

Sin embargo, detrás de la foto familiar, tienen criterios divergentes. Por eso, la torta de cargos y responsabilidades fue asignada en forma directamente proporcional al rol que cada uno desempeña en la gestión y en el PJ, más allá de los pesos específicos que compararán oportunamente o nunca.

En su debut como armador, el Gobernador debe arriesgar todo en una jugada difícil: expone 10 de las 16 bancas en juego, y necesita 12 para saltar olímpicamente vallas como la que frena el paso del Presupuesto 2017. Parece improbable. Debe jugar bien y tener suerte.

Para empezar, un gesto

Se esperaba que Peppo impusiera como candidata a su esposa Emilse Nanoff Penoff, titular de la Fundación Chaco Solidario, pero él juró que no. Dijo que ella no tiene aspiraciones políticas, lo que le sirvió para exhibir una especie de renunciamiento que hasta acá es inédito.

El entorno inmediato

La danza de nombres comenzó en el propio equipo de gobierno.

La subsecretaria de Legal y Técnica, Nadia García Amud, fue la primera. No disimuló su ansiedad y lanzó un banco oficial de ideas legislativas. También se habla de la secretaria del Gobernador: Susana Fernández. Ambas, de extrema confianza Horacio Rey, secretario general de Gobierno y esposo de la segunda.

Es natural que el entorno inmediato de Peppo se convierta en una usina de manos derechas, pero trasplantarlo a la Legislatura no parece una buena idea; le apagaría el aura a mitad de mandato, justamente cuando debería encenderse con mayor intensidad.

Distinto podría ser el plantel de ministros, donde tampoco faltan interesados y los recambios parecen más factibles. “Mover el banco” es una alternativa para generar un refresco sin traumas en un gabinete que en varias ocasiones mostró flancos descubiertos.

El territorio propio

En la lista debe caber Villa Ángela. Peppo necesita sacarse la espina de las primarias de 2015, cuando Adalberto “Titi” Pap, con poco y nada, le ganó la pulseada por la intendencia a su ex, Susana Simonofski, que había largado como favorita.

La misma Susana podría ser una opción. Pero si se le ocurriera innovar, el nombre más nítido parece ser el de Katia Blanc, subsecretaria de Economía Social, que asumió recientemente como prosecretaria del PJ de Resistencia.

Por la reelección

Salvo alguna excepción, quienes finalizan su mandato quieren renovarlo. Pero más allá de las sanas intenciones, parecen ser Celeste Segovia, Enrique Paredes y Rubén Guillón quienes se perfilan con mayores chances.

Celeste se autodefine como una cara nueva, pero cree que su carta fuerte es la lealtad con la que puso la cara en aquel momento aciago para el Gobernador, cuando medio peronismo le gruñó por opinar que el kirchnerismo estaba terminado.

Paredes le habría ganado la pulseada a Graciela Aranda. Ella está primera en la lista de suplentes de 2015 y otra renuncia la convertiría en diputada. Quizás por eso las 62 Organizaciones Peronistas le negaron la bendición aunque ella no baja los brazos.

Guillón depende del impulso del intendente de General San Martín, Aldo Leiva, que tiene voto y veto a la hora de colar en la lista un candidato que represente a su zona. Hasta ahora, todo indica que el legislador ya cumplimentó este trámite.

Los más conocidos

Juan Manuel Pedrini vuelve del Congreso invicto. Su récord: nunca siguió los pasos a Peppo en instancias clave frente a la Nación. Es probable que encuentre un lugar en la Legislatura provincial, una salida salomónica que lo consuele sin comprometer la “institucionalidad”.

Andrea Charole fue reelecta en el Idach, acompañó a Peppo en toda su campaña, sonó como potencial compañera de fórmula en 2015, y es la vicepresidente del Partido Justicialista. Su currículum es irrefutable. Dicen que heredará la banca de su hermano Orlando. Obviamente, todo junto no se puede.

Dentro del PJ más pejotista, el ex diputado Juan Carlos Ayala y el intendente de La Leonesa, José Carbajal,  creen que los aliados ya tuvieron suficiente y es hora de una boleta full peronista. Los dos pretenden recuperar espacio, para sí y para terceros, respectivamente.

Los aliados

Este año vence el turno de Raúl Acosta, del Partido de la Concertación-Forja y, siguiendo el manual, exige repetir. Le piden que deje pasar un turno y proponga un nombre alternativo, pero él no parece estar dispuesto a quedarse con las manos vacías.

El Nepar quiere lo suyo. Juan José Bergia renunció a la banca para asumir como ministro y, como tal, su destino pende de una firma. Si Peppo necesita un ministro de Gobierno peronista, podría volver o, caso contrario, nominar por primera vez a un partidario.

Al Frente Grande no le sentó bien la llegada de Peppo. Capitanich les resultaba más ergonómico y no dudan en manifestar su incomodidad por la amabilidad entre la Provincia y la Nación. Pero Daniel Trabalón está a mitad de mandato y la única salida es dar un portazo.

El Frente para el Cambio sigue en la lista. Cristina Aboitiz y Néstor Fantín tienen lugar en la función pública y si amplían sus pretensiones tendrán que optar. En su momento se animaron a más y enfrentaron y derrotaron al PJ en Enrique Urien, pero eso ya es historia.

Cuando se creía que ya estaban todos los “refuerzos”, llegaron Emerenciano Sena y Jacinto Sampayo. El piquetero acaba de bautizar su partido y el sindicalista mudó su movimiento de la oposición al oficialismo buscando el camino más corto. Un salto en largo que merece recompensa.

Uno menos

Y mientras algunos llegaban, otros se iban. El Partido Nacionalista Constitucional participó de la presentación del Frente Chaco Merece Más pero al día siguiente se asoció con el Frente Renovador. En el oficialismo ironizan: Mañana vuelven.

Renovar sin que se note

El PJ consagró el respaldo irrestricto al Gobernador y a todos los intendentes peronistas. A Capitanich le toca mantener a raya al kirchnerismo que siempre tiene una crítica en la punta de la lengua, y hasta retroceder un espacio para amortiguar el impacto de este sector contra la lista.

Entre los noveles aspirantes y los pesos pesados, Peppo parece inclinarse por los primeros. Pero abusar de las caras nuevas sería un experimento de los que pueden fallar. Por eso evalúa compensar con caudillos territoriales con respaldo asegurado, incluso intendentes.

Sentar un intendente en la Legislatura es costoso, pero son más caras las candidaturas testimoniales. La alternativa sería partir los mandatos y suceder las bancas para recuperar los intendentes en el corto plazo. Esto aportaría “dinámica” sin alterar los ánimos ni perder votos.

El plan podría incluir a Capitanich. Pero su protagonismo sería un dedo en la matadura para la interna peronista y el dilema “peppistas o coquistas” podría alentar el fuego amigo que se quiere evitar con la tregua firmada en nombre de la unidad del PJ y del Frente Chaco Merece Más.

Peppo desearía sentarse frente a una hoja en blanco pero tiene una resma repleta de nombres propios y no tanto, de sectores muy distintos, incluso antagónicos. Compensar tensiones y mantener el frente en equilibrio parece pensado para un prestidigitador, pero le tocó a él.

 

Comentarios

comentarios