La Guardia Whasek y la Policía volvieron a chocar en El Sauzalito

485
La Guardia Whasek viste uniforme provisto por el Gobierno provincial, que le encargo el cuidado del ambiente.

La noche del lunes la Policía supo que unas 20 personas, presumiblemente integrantes de la Guardia Comunitaria Whasek Wichí, lideradas por Mariano González, cacique del Paraje Tartagal viajaban a El Sauzalito con la intención de tomar la Municipalidad.

Inmediatamente se montó un operativo y alrededor de las 22 una comisión interceptó un tractor del consorcio caminero de la zona que remolcaba un acoplado con unas 25 personas a bordo.

Identificaron al tractorista y al cacique. Éste último manifestó que viajaban a reclamarle al intendente Alcides Pérez salarios atrasados de los trabajadores encargados de accionar los grupos electrónicos de Tartagal.

El parte policial relata que tras una negocia que terminó con la promesa del intendente Alcides Pérez de reunirse con ellos este martes, desistieron y regresaron a su lugar de origen.

Pero el mismo informe asevera que cuando el móvil policial retornaba a la unidad se topó con una barricada de troncos y ramas montada frente a la sede de la Guardia Whasek, que les impedía el paso.

Y cuando los policías descendieron para quitar las ramas fueron atacados con tonfas por integrantes de esa organización y se produjo una escaramuza que duró aproximadamente media hora, hasta que accedieron a liberar el camino.

Un episodio similar, ya habría ocurrido en horas de la mañana, cuando policías acudieron en un patrullero a “auxiliar” a un grupo de personas a las que se les había impedido transitar.

Por su parte, la Guardia Ambiental Whasek dio su versión de los hechos, asegurando que unos 20 policías de civil a bordo de vehículos particulares, irrumpieron en el piquete al grito de “indios de mierda, qué hacen aquí?”.

Aseguran que la barricada fue montada luego de un llamado del cacique González que les informó que un grupo de policías y municipales les había impedido violentamente el paso, obligándolo a regresar a Tartagal.

La Guardia Indígena Whasek se convirtió el pasado 21 de julio en la Guardia Comunitaria Ambiental, equipada por el Gobierno provincial que desistió de denunciar a sus integrantes por una serie de episodios violentos que protagonizaron en los últimos 2 años, a cambio de que depusieran las armas y entregaran sus uniformes tipo militar.

Sin embargo, según informó la Policía, la actitud de la organización no se modificó tras el acuerdo firado con el gobernador Jorge Capitanich a instancias del juez federal de Presidencia Roque Sáenz Peña: Miguel Aranda, que fue apelado por el fiscal Carlos Amad por entender que la causa debe continuar.

Comentarios

comentarios