Justicia en llanta: el auto “oficial” del fiscal Turraca, de reventón en reventón

547
La primera posta, en una gomería de Quitilipi.

El fiscal en lo Penal Especial de Derechos Humanos, Francisco Daniel Turraca, tuvo un accidentado viaje al interior provincial, donde tenía compromisos atinentes a su función este martes.

El hombre viajó comandando un auto “oficial”: un Volkswagen Gol de los viejitos, que, evidentemente, ya no está para estos trotes. En inmediaciones de Quitilipi, debió afrontar el primer percance: el reventó del neumático trasero izquierdo. No tuvo más remedio que hacer un alto en una gomería de la Ciudad de la Amistad para cambiar la rueda.

Cuando parecía que eso era todo, la rueda de auxilio también reventó en plena ruta, cerca de General Pinedo. Ya en soledad, sin más remedio que apechugar ante la contingencia, el fiscal se arremangó, calzó el gato y se amañó con la llave cruz para volver a poner el maltrecho vehículo nuevamente on way.

El Golcito, que parece estar llegando al final de su ciclo, aunque oficia de “oficial”, no es propiedad del Poder Judicial, como está estampado en sus puertas, sino que se trata de un “secuestro” que fue puesto al servicio de la Fiscalía de Turraca, en lugar de suministrarle en vehículo en condiciones y, principalmente, que le garantice las mínimas condiciones de seguridad.

Afortunadamente todo terminó en una anécdota más y seguramente los reventones serán recordados con el mismo humor con el que los abordó el funcionario: “Oferta: 2×1”. Pero esto debería servir de tirón de orejas para el Poder Judicial porque, teniendo en cuenta el estado de las rutas y la lluvia, el resultado pudo haber sido lamentable.

Segundo reventón, en medio de la ruta, durante la lluvia.
Segundo reventón, en medio de la ruta, durante la lluvia.

Comentarios

comentarios