El Insssep pide mayor presupuesto para atender la discapacidad

270
"Todos los días estudiamos con Mabel Viña Simoncini la manera de hacer rendir más el presupuesto", contó Morante.

El presupuesto de la obra social es finito, tiene un límite”, insistió el presidente del Directorio del Insssep: Antonio Morante, sobre las dificultades financieras que enfrente el organismo para atender las demandas de prestaciones de los afiliados.

Para graficar la situación, recordó que, en 2009, cuando la Provincia adhirió a la Ley nacional de Discapacidad, el Insssep se vio obligado a brindar prestaciones sin que se haya incrementado su presupuesto o se haya destinado alguna partida o fondo especial.

“No digo que haya que dejar de atender, me parece bien que se cubra a las personas con discapacidad, pero hay que pensar de dónde obtener fondos”, planteó días atrás.

Ahora volvió sobre la cuestión para describir que la obra social cubre “desde maestros de apoyo hasta centros terapéuticos y centros de día”, y que “todo sale de la misma caja”.

Y sobre el origen de los recursos, reiteró que un afiliado con un sueldo promedio de 50 mil pesos, aporta 6 mil pesos, y el Estado, en su calidad de patronal, otros 6 mil, un ingreso absolutamente insuficiente, incapaz de seguir el ritmo de la inflación de los medicamentos y las prestaciones médicas y sanatoriales.

Morante había calculado como una alternativa de solución para el desequilibrio financiero del Insssep, “duplicar los aportes”. Y, con el mismo objetivo, el vocal Ricardo Bonfiglio planteó la necesidad de crear un impuesto específico o destinar a la obra social el Fondo de Salud Pública durante algunos años.

Comentarios

comentarios