Infiel: una empleada de Atsa denunció un robo y se llevó la plata

La mujer dijo que había sido asaltada por una pareja pero después hizo memoria y cambió la versión. Sus contradicciones terminaron con un allanamiento a su casa.

640
Una administrativa de una obra social inventó un robo para quedarse con más de 20 mil pesos.

Una empleada administrativa de la filial saenzpeñense de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Atsa), denunció haber sido víctima de un robo a mano armada en plena mañana.

La mujer, de 31 años, dijo que un hombre y una mujer ingresaron al local con la excusa de hacer consultas sobre cursos de capacitación que dictaba la institución y en un momento determinado, extrajeron un arma y bajo amenaza se alzaron con un botín de más de 20 mil pesos.

La Policía inició la investigación y, a partir de las imágenes registradas por las cámaras de seguridad de los vecinos, supieron que no había ingresado ninguna pareja en el horario indicado. En cambio, se vio a un hombre.

Ante esto, la damnificada hizo memoria y recordó que no era una pareja sino un hombre el autor del robo. Pero, indagando, se supo que el sujeto que ingresó y al que ella señalaba como el ladrón, era un pariente suyo.  Además, los policías confirmaron que ella no residía en la dirección declarada en la denuncia, sino apenas a una cuadra del lugar del hecho.

Con los elementos reunidos por los investigadores, mayormente aportado por las contradicciones de la denunciante, la Justicia ordenó allanar su vivienda, y el resultado del procedimiento fue concluyente: encontraron casi 22 mil pesos cuya procedencia no pudo justificar y, además, las banditas elásticas que los sujetaban tenían una particularidad idéntica a las utilizadas en la obra social, lo que abonaría la hipótesis del autorrobo.

 

 

Comentarios

comentarios