Hospitales sin oxígeno y sin camas: un paciente llamó a la mujer de Peppo pidiendo ayuda

Lucas Segovia fue trasladado a Sáenz Peña para una cirugía de apendicitis porque el hospital de Villa Ángela no tenía oxígeno ni insumos disponibles en el quirófano. Los médicos pensaban “devolverlo” a por falta de cama.

6970

 

Una verdadera odisea le tocó vivir a Lucas Segovia, un joven músico villangelense que acudió al hospital Salvador Mazza, de Villa Ángela, el último el sábado pasado por un cuadro de apendicitis.

El primer médico que tomó contacto con él le diagnosticó “apendicitis”, y dispuso que fuera intervenido quirúrgicamente esa noche. El horario de la cirugía no fue producto de una planificación, sino obligada por las circunstancias, ya que el único anestesiólogo sólo trabaja de noche.

Pero, llegada la hora, la cirugía se pospuso para el día siguiente, pero ya por la tarde el médico le comunicó a Lucas y a su madre que sería imposible por la falta de oxígeno e insumos en el quirófano y de medicamentos esenciales para atender a un paciente quirúrgico.

La segunda suspensión preocupó a su madre que exigió que fuera derivado a otro hospital que estuviera en condiciones y contara con los elementos básicos. Pero esto tampoco era fácil de prever, ya que nadie podía asegurar la disponibilidad de una ambulancia.

Finalmente, alrededor de las 21, se confirmó el traslado al hospital 4 de Junio, de Presidencia Roque Sáenz Peña. Al ingresar, el médico de guardia coincidió con sus colegas de Villa Ángela en el diagnóstico: apendicitis, un cuadro que no justificaba el traslado del paciente.

Ante esta situación, interrogó acerca de las razones por las que se había decidido derivarlo. “Porque no hay oxígeno, ni insumos, ni medicamentos”, dijo que informó la enfermera que había viajado con él en la ambulancia.

Esta novedad encolerizó al médico del 4 de Junio: “Que mierda se piensan, mandan gente por estas pavadas. Cómo puede ser que no tengan oxígeno. Todos cobramos por igual para hacer el mismo trabajo y el hijo de puta no quiere trabajar”, habría despotricado el galeno en el pasillo, según relató Lucas al portal lagacetadelpueblo.com.

“Me querían mandar de vuelta porque no había cama”, dijo. Entonces, su hermana llamó a Emilse Nanoff Penoff, la esposa del gobernador Domingo Peppo, titular de la Fundación Chaco Solidario, a quien conocieron en Villa Ángela, y ella gestionó telefónicamente un lugar de internación.

Pero esa noche fue imposible intervenirlo porque las idas y vueltas en torno a la renuncia de las directoras había desatado una protesta, los mucamos no trabajaron y el quirófano no estaba en condiciones.

Finalmente, el lunes, luego de los estudios preliminares de rigor, le fue practicada la cirugía cuando el cuadro se había agravado casi a punto de convertirse en peritonitis.
Haciendo un repaso de los días que le tocó vivir, Lucas Segovia agradeció la atención brindada por el personal de Saénz Peña, celebró el haber tenido “un contacto” que lo salvara de ser regresado en la misma ambulancia a Villa Ángela, y deseó “no tener que poner nunca más un pie en el hospital” Salvador Mazza.

Lucas Segovia necesitó la intervención de Emilse Nanoff Penoff para ser atentido por Salud Pública.

Lucas Segovia necesitó la intervención de Emilse Nanoff Penoff para ser atentido por Salud Pública.

Comentarios

comentarios