Horror en Barranqueras: el parricida corría por la calle con la cabeza de su padre

El hombre que masacró a su padre y lo arrojó al riacho Arazá, además le había cortado la cabeza. Testigos dicen que lo vieron correr ofreciéndoles la cabeza a los perros y “asustando” a los niños.

24564
El brutal asesinato conmueve a toda la comunidad. El autor padece esquizofrenia.

El último martes por la tarde un hombre de 33 años masacró a machetazos a su padre, Luciano Argüello, de 82, y arrojó su cadáver al riacho Arazá, ubicado a pocos metros. Fue en el patio de la precaria vivienda que compartían en Barranqueras, frente al riacho, entre las calles Tatané y Algarrobo.

Los bomberos recuperaron el cuerpo del anciano del agua del riacho que en ese tramo tiene unos 8 metros de ancho y escasa profundidad. El parricida fue detenido policías de la Comisaría Tercera de Barranqueras y puesto a disposición de la Justicia. Una vez identificado, se supo que padece una grave patología psiquiátrica.

El terrible episodio trascendió tras la publicación de información oficial trascendida de los reportes policiales. Pero se conocieron poco después detalles aún más macabros que incrementaron la conmoción. Las versiones sonaban inverosímiles, pero la aparición de varias y muy impresionantes imágenes las corroboraron.

Se dijo que los vecinos llamaron a la Policía alertados por los gritos de auxilio del anciano al ser atacado por su propio hijo. Pero después se supo que en realidad lo hicieron al ver al hombre salir a la calle, bañado en sangre, corriendo con la cabeza de su padre en las manos, gritando.

Los testigos cuentan que el sujeto iba y venía por las inmediaciones de la vivienda perseguido por los perros a los que les ofrecía la cabeza, mientras el estupor se apoderaba de los curiosos y los niños huían horrorizados por el espeluznante espectáculo.

Comentarios

comentarios