Holdouts: si prospera el acuerdo se emitirán bonos por US$ 11.684 millones

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso-Prat Gay brindó más precisiones sobre el arreglo alcanzando; el pago a los Fondos Buitre se debe efectivizar antes del 14 de abril.

472
El equipo económico de Macri fundamentó el proyecto.

 

 

El Gobierno defendió hoy en el Congreso el acuerdo alcanzado con Elliot Management, Aurelius Capital, Dadivon Kempner y Bracebridge Capital, los cuatro fondos buitre más díscolos a quienes se comprometió a pagarles, al contado, US$ 4653 millones, el 75% del monto que reclamaban por las sentencias a favor que obtuvieron en el tribunal del juez Thomas Griesa y en el resto del mundo.

Ante las comisiones de Presupuesto y Finanzas, el ministro Alfonso Prat-Gay explicó a los diputados nacionales los detalles del pago que el Gobierno hará a los holdouts para salir del default de fines de 2001 y mejorar el acceso del país a los mercados financieros.

Según precisó el funcionario, el Ejecutivo licitará bonos por hasta US$ 11.684 millones si consigue extender el reciente acuerdo con los acreedores que demandaron al país en Estados Unidos a todos los bonistas con deuda impaga. “Esto es lo que necesitamos emitir para cerrar definitivamente este problema”, afirmó.

Si el Congreso aprueba la propuesta de pago a los fondos buitre, el Gobierno licitará en abril una serie de bonos bajo ley de Nueva York a una tasa de alrededor del 7,5%, a 5, 10 y 30 años de plazo. “Es una cuestión de Estado que necesitamos resolver pronto y de la mejor manera posible, porque eso nos impide volver a crecer, aunque la resolución es del Congreso de la Nación”, señaló el ministro.

Al explicar el proyecto que deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, Prat Gay dijo que el monto original de la deuda general era de 6.100 millones de dólares, y ahora la deuda estimada es de 18.800 millones de dólares.

“La sentencia de la justicia de los Estados Unidos por el reclamo de los fondos buitre es de 11.825 millones de dólares de una deuda original de 3.800 millones de esa moneda, mientras que el diferendo con los bonistas italianos es de 2.300 millones de euros y quedan bonistas alemanes, de Argentina y otros no identificados”, detalló.

El proyecto de ley incluye la derogación de las leyes cerrojo y de pago soberano, la oferta que haría el país para cerrar el litigio en la justicia de Nueva York y la autorización para emitir nueva deuda, destinada a cancelar los acuerdos.

La oferta que se les hará a los fondos buitres y al resto de los holdouts figura en el artículo 4° del proyecto. Se puntualiza que a los bonistas que cuenten con una sentencia favorable se les hará “un pago equivalente al 70% del reclamo legal (que incluye el monto reconocido en dicha sentencia y los intereses judiciales devengados desde la fecha de la sentencia hasta el 31 de enero de 2016)”.

Es decir, se les aplicará una quita de hasta el 30%, tomando como base el monto determinado en el fallo del juez Thomas Griesa. En cambio, a los que no cuenten con una sentencia judicial, se les hará un “pago equivalente al monto de capital adeudado más un 50% de dicho monto”, lo que representa, según fuentes del oficialismo, un interés anual del 2,75%. La oferta, según se confirma en el mismo artículo, será de “pago en efectivo contra entrega de títulos públicos”.

El ministro de Hacienda y Finanzas remarcó que “para evitar el ajuste es necesario la corrección de una delicada situación fiscal y para eso necesitamos el acceso al crédito”, pero advirtió que para “eso se requiere necesitar cerrar el acuerdo” con los bonistas que quedaron fueran de los canjes y salir del default.

“Si tenemos acceso barato al crédito como tienen todos los países podremos financiar obras de infraestructura que son tan necesarias, y esto no es una sola una necesidad del gobierno nacional sino de los gobernadores”, apuntó.

En esta línea de pensamiento, Prat Gay dijo que hay una “firme decisión” del presidente Mauricio Macri de “dejar atrás este tema en forma definitiva”.

La Nación

 

Comentarios

comentarios